Skip to main content
Tu valoración Promedio (33 votos)

Objetivos

Conociendo a Jesús, hemos descubierto que es nuestro mejor amigo. Y el mejor amigo siempre está cerca de nosotros. Jesús nos ha prometido que estará con nosotros siempre hasta el fin del mundo.

Reflexión

Jesús fue una persona que, como nosotros, murió y luego resucitó y subió al cielo. Antes de subir al cielo les dijo a sus discípulos: "Sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28,20). Entonces Jesús está HOY con nosotros y en el lugar donde estemos allí está él con nosotros. Es como el aire que siempre nos envuelve. Vamos a taparnos todos la nariz y a cerrar la boca, veinte segundos, treinta segundos,... ¡Ni siquiera hemos conseguido estar un minuto sin respirar!. Necesitamos el oxígeno que llene nuestros pulmones. No nos damos cuenta, pero ahí está el oxígeno siempre rodeándonos. También Jesús está siempre con nosotros aunque no nos demos cuenta. Cuando queremos algo, ¿sabemos dónde encontrarlo? Por ejemplo: necesito saber dónde desemboca el río que pasa por nuestra ciudad. Tenemos muchas formas de encontrar la respuesta: preguntando a nuestros padres o al profesor, buscando en un atlas, buscando en un diccionario.... Otro ejemplo: corriendo en el colegio me he torcido el pie, se ha hinchado y se ha puesto morado. Acudo a los profesores que me llevan al médico. El médico me venda el pie y ahora... a reposar. ¡Qué pronto he encontrado la solución! Sabemos encontrar muchas cosas, las cosas que se ven o se oyen o se huelen es fácil encontrarlas, otras no se ven, ni se oyen, ni tienen olor, aunque sabemos que están ahí, como el oxígeno. Pero ¿sabemos encontrar a Jesús? No es tan difícil. Vamos a ver: Cuando jugamos sin pelearnos, cuando somos sinceros, cuando nos ayudamos, JESÚS ESTÁ ENTRE NOSOTROS. Cuando nos esforzamos por compartir nuestras cosas, JESÚS ESTÁ ENTRE NOSOTROS. Cuando creemos que estamos solos, no es verdad, JESÚS ESTÁ CON NOSOTROS. Cuando nos juntamos para rezar en nombre de Jesús, JESÚS ESTÁ ENTRE NOSOTROS. El dijo: "Donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos." (Mt 18, 20) Cuando leemos el Evangelio, JESÚS ESTÄ ENTRE NOSOTROS. Cuando le hablamos, JESÚS ESTÁ CON NOSOTROS. Cuando ayudamos al que nos necesita, JESÚS ESTÁ EN EL OTRO. Cuando... No hay que buscar a Jesús físicamente, porque está en el cielo junto a su Padre, hay que buscarlo en nuestro corazón, hay que buscarlo en los demás. Podemos leer en el Evangelio cómo Jesús nos da una respuesta y nos dice que está en el hambriento, sediento y enfermo: "Le preguntaron:’Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?' Y él entonces les responderá: ‘En verdad os digo que cuanto dejasteis de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejasteis de hacerlo'" (Mt 25,44-45). Es un misterio que Jesús esté entre nosotros, pero así es. Él abre nuestra mente y nuestro corazón para que podamos reconocerlo.

AdjuntoTamaño
2004_02_dinamica.doc114.5 KB