Skip to main content
Tu valoración Promedio (32 votos)

Objetivos

Todos somos discípulos de Jesús, también nosotros, aunque seamos pequeños, aunque no sepamos leer de carrerilla, aunque nos guste hacer el gamberro,.... Y ¿cómo ser un buen discípulo de Jesús, si no le conocemos?. En esta reflexión y las siguientes vamos a tratar de conocer un poco a ese Jesús que nos quiere mucho más de lo que imaginamos.

Reflexión

¿Tenéis algún amigo? [Sí]. ¿Cómo se llama? [cada uno dice el nombre de sus mejores amigos].

Entonces ya que tenéis amigos, ¿quién sabe explicar qué es un amigo? [Que cada uno diga lo que es un amigo para él]. Vamos a leer la definición de amigo según el diccionario de Encarta: “Es una persona con la que se tiene un afecto personal, puro y desinteresado; con la que existe una conexión, afinidad. intimidad, relación estrecha y de mucha confianza”.

Ahora que ya sabemos qué es un amigo, vamos a descubrir entre todos qué hace un amigo:

  • escucha al otro,
  • es paciente,
  • es servicial
  • es generoso,
  • no se pelea, ni discute, ni critica,
  • ayuda y comparte su vida con el otro,
  • es sincero,
  • es fiel,
  • es amable,
  • es ...

Con todo esto vemos que tener un amigo es genial. ¿Os gusta tener amigos? [Sí] ¿habláis con él? [Sí] ¿Cuántas veces al día? [...] Claro, si tienes un amigo quieres conocerlo, saber que le gusta y que no le gusta. Que necesita, en qué le puedes ayudar. Que tenéis en común.... Para saber todo esto hay que COMUNICARSE.

¿Cómo os comunicáis con vuestros amigos?

  • por teléfono
  • por carta
  • por e-mail
  • hablando
  • con la mirada
  • escuchando
  • dándoles la mano
  • con una sonrisa

Jesús también quiere ser nuestro amigo. ¿Queremos ser amigos de Jesús? [Sí] Ser amigos de Jesús tiene muchas ventajas porque él nos escucha siempre, nos ayuda siempre, nos quiere siempre (aunque nos portemos mal), se preocupa por nosotros, conoce nuestros pensamientos, sentimientos. Sabe lo que nos gusta y lo que no. El es, entre todos los amigos que podamos tener, NUESTRO MEJOR AMIGO. Y nos dice como a Zaqueo: “Hoy tengo que alojarme en tu casa. Él bajó a toda prisa y lo recibió muy contento.” (Lc 19,5-6). ¿Cómo podemos comunicarnos con Jesús? De igual forma que con nuestros amigos: hablando con él. Hoy vamos a ESCRIBIR UNA CARTA A JESÚS, como si le escribiéramos una carta a un amigo que nos quiere muchísimo.

AdjuntoTamaño
2004_01_dinamica.doc63.5 KB