Skip to main content

2004-2005

22. El respeto a las cosas

Objetivos

Debemos respetar las cosas, los bienes nuestros y ajenos, como recursos que Dios nos ha confiado para nuestro bien y el bien común. Además el mandamiento "no robarás" prohíbe tomar retener o perjudicar el bien del prójimo injustamente.

Reflexión

21. El respeto a los demás

Objetivos

Todos los hombres deben ser respetados. Examinad cada una de las personas con las que nos relacionamos para descubrir si las respetamos o no.

Reflexión

En el tema pasado descubrimos que debemos respetar la creación, obra de Dios. El hombre es también obra de Dios, es criatura de Dios. Por tanto también debemos respetar a los hombres.

20. El respeto a la creación

Objetivos

Toda la creación es obra de Dios y es nuestra labor hacer buen uso de ella, cuidarla y respetarla. Descubrir si la estamos respetando o no.

Reflexión

(Se 0valorará la posibilidad de dar este tema al ‘aire libre’ donde se pueda contemplar y escuchar la naturaleza.)

19. El respeto a Dios

Objetivos

Comenzamos un nuevo bloque de temas sobre "nuestras relaciones personales". En la primera parte hablaremos de una cualidad que tiene que estar presente en nuestras relaciones: "el respeto".

El objetivo de hoy será aprender a respetar a Dios y a su nombre santo.

Reflexión

18. El Espíritu Santo y sus frutos

Objetivos

Completamos la obra del Espíritu Santo en el cristiano, descubriendo sus frutos. ¿Damos frutos del Espíritu Santo o no? Examinemos nuestra vida.

Reflexión

17. El Espíritu Santo y los dones y carismas

Objetivos

El profeta Isaías, al anunciar al Mesías, dice que "saldrá un vástago del tronco de Jesé, y un retoño de sus raíces brotará. Reposará sobre él el espíritu del Señor: espíritu de sabiduría e inteligencia, espíritu de consejo y fortaleza, espíritu de ciencia y temor del Señor" (Is 11,1). Son los dones del Espíritu con los que él nos lleva al crecimiento cristiano.

16. El Espíritu Santo y las virtudes

Objetivos

Aprender las tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad, que son la base del crecimiento cristiano. Estas virtudes son infundidas por el Espíritu Santo, que actúa en nosotros, las mantiene, las sostiene y las hace crecer.

Reflexión

15. El Espíritu Santo me capacita II

Objetivos

Como discípulos de Jesús estamos llamados a la conversión continua, lo que implica lucha contra el pecado. El Espíritu Santo nos capacita para esta lucha. Estamos llamados al amor y al perdón a Dios y a los otros, también el Espíritu Santo nos capacita para amar y perdonar.

Reflexión

Continuamos descubriendo para qué nos capacita el Espíritu Santo.

14. El Espíritu Santo me capacita I

Objetivos

El Espíritu Santo quiere hacer una gran obra en los discípulos de Cristo. El Espíritu es nuestro maestro de oración, nos relaciona con Jesús, nos transforma en Él y nos capacita para ser sus testigos, dándonos fortaleza, sabiduría, paciencia...

Reflexión

El tema se titula "El Espíritu Santo me capacita", ¿para qué? [...] Veamos:

13. La promesa del Espíritu Santo

Objetivos

El Espíritu de Dios se derramó sobre los discípulos de Jesús en el día de Pentecostés dándoles fuerza y capacidad para seguirle. La promesa de la venida del Espíritu Santo es también para nosotros. El Espíritu Santo está deseando hacer su obra de transformación en nosotros como hizo con los discípulos.

Reflexión

Distribuir contenido