Skip to main content

mandamientos

Enseñanzas sobre los mandamientos

16. No matarás la dignidad de las personas

Objetivos

Evitar los insultos, las calumnias y las discusiones que hacen daño a los demás matando su dignidad.

Reflexión

15. No matarás tu propia vida

Objetivos

Valorar y cuidar el regalo de la vida que Dios nos ha dado.

Conocer las formas de atentar contra nuestra vida.

Reflexión

14. No matarás al prójimo

Objetivos

Descubrir que todos queremos vivir y que todos tenemos derecho a la vida. Conocer las formas de matar al prójimo: el asesinato y el aborto.

Reflexión

13. "No matarás", …¿cuál es la realidad?

Objetivos

Descubrir que la realidad que nos rodea está llena de violencia, odio y asesinatos, y esta realidad influye y cambia nuestra conciencia.

 

Reflexión 

12. Honra a tu padre y a tu madre (III)

Objetivos

Descubrir que el cuarto mandamiento también nos exige respetar y honrar a nuestros abuelos y antepasados y respetar y obedecer a nuestros profesores y gobernantes.

Reflexión

11. Honra a tu padre y a tu madre (II)

Objetivos

Examinar si nosotros, como hijos, cumplimos con los deberes que tenemos con nuestros padres. Descubrir las promesas, las bendiciones que Dios tiene para los que cumplen este mandamiento.

Reflexión

10. Honra a tu padre y a tu madre (I)

Objetivos

Descubrir la importancia de la familia. Reconocer los deberes que los padres tienen con nosotros, sus hijos.

Reflexión

9. Santificarás las fiestas

Objetivos

Descubrir el lugar que ocupa Dios en nuestro día de descanso. Aprender a aprovechar el día de descanso, el día del Señor.

Reflexión

8. No tomarás el nombre de Dios en vano

Objetivos

Darnos cuenta de cómo usamos el nombre de Dios.

Aprender las faltas contra el nombre de Dios: blasfemia y perjurio.

Reflexión

Sabemos que el nombre de Dios es santo y que su nombre merece respeto y admiración. Ése es el segundo mandamiento: respetar el nombre de Dios, "no tomarás en falso el nombre de Dios" (Ex 20,7).

7. El nombre de Dios

Objetivos

Descubrir la importancia y el respeto que merece el nombre de Dios y el nombre de cada persona.

Reflexión

Distribuir contenido