Skip to main content
Tu valoración Promedio (17 votos)

Objetivos

Saber que Juan el Bautista fue el mensajero de Jesús. Descubrir que Juan demostró su admiración y amor por Jesús.

Reflexión

Los evangelios de San Juan y San Marcos comienzan narrándonos el testimonio de Juan Bautista. Juan, es el primer personaje que quedó maravillado de Jesucristo. ¿De quién era hijo Juan? De Zacarías e Isabel. Isabel era prima de Maria. Así que Juan y Jesús eran primos. ¿Tienes algún primo? [...] "Zacarías, su padre, quedó lleno del Espíritu Santo, y profetizó diciendo: ... tú [Juan], irás delante del Señor para preparar sus caminos y dar a su pueblo conocimiento de salvación por el perdón de los pecados" (Lc 1, 67. 76-77).

Juan era un niño que "crecía y su espíritu se fortalecía" (Lc 1,80). Juan llevó a cabo su misión que consistía, como dice la Palabra, en "preparar los caminos del Señor". Juan hablaba a la gente y les decía que debían arrepentirse de sus pecados, de todo aquello que ofendía Dios. Luego bautizaba a los que la aceptaban.

Juan anunciaba a Jesús, decía que detrás de él venía "el que es más fuerte que yo, y no soy digno de desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará en Espíritu Santo y fuego". (Lc 3,16). Juan hablaba muy bien de Jesús, sólo decía de Él cosas buenas, decía que era más fuerte que él, más grande, que Él haría grandes obras, que curaría a los enfermos, perdonaría los pecados, mostraría el amor de Dios... ¿Tú también hablas bien de Jesús, anuncias a Jesús? [...] ¿Hablas de Jesús a tus padres, a tus hermanos o a tus amigos? [...]

Y llegó un día en que Juan se encontró con Jesús. Y ¿qué pasó? Dice Juan: "Al día siguiente ve a Jesús venir hacia él y dice: ‘He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.’" (Jn 1,29). Esta frase demuestra que Juan admiraba a Jesús, que Juan tiene muy claro que Jesús es alguien muy grande -el cordero de Dios-, alguien que va a realizar una gran proeza -quitar el pecado del mundo-. ¿Admiras tú a Jesús como Juan?

Después Jesús le pide que le bautice. ¿Qué pensaría Juan? [...] Diría: "Imposible, cómo voy a bautizar yo a alguien que es más grande que yo, a alguien que es santo, que no tiene pecado. Yo soy pecador y Jesús es santo, no puedo bautizarle. Asó que Juan "trataba de impedírselo diciendo: ‘Soy yo el que necesita ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?.’ Jesús le respondió: ‘Déjame ahora, pues conviene que así cumplamos toda justicia. ‘" (Mt 3,14-15). Así que Juan bautizó a Jesús. ¿Tú también obedeces a Jesús, como Juan le obedeció? [...]

Y entonces ¿sabéis lo que pasó? [...] "Bautizado Jesús, salió luego del agua; y en esto se abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de paloma y venía sobre él. Y una voz que salía de los cielos decía: ‘Este es mi Hijo amado, en quien me complazco.’" (Mt 3,16-17). Debió ser impresionante. ¿Os lo imagináis? [...] Si Juan no hubiera bautizado a Jesús, quizás no se habría oído esa voz del cielo, la voz de Dios, que revelaba que Jesús era su Hijo amado.

Hoy, ya hemos aprendido más sobre Jesús "el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo" y que es el Hijo amado de Dios. Y también hemos visto cómo Juan el Bautista anunciaba con elogios a Jesús y como demostró que amaba a Jesús bautizándole como Él quería.

AdjuntoTamaño
2007_2_dinamica.doc24.5 KB