Skip to main content
Tu valoración Promedio (5 votos)

Objetivos

Descubrir que la homosexualidad es un acto contrario a la voluntad de Dios para el hombre.

Reflexión

Porque nuestros padres nos aman, nos enseñan el camino correcto, nos corrigen si actuamos mal y a veces nos castigan. Porque nuestro profesor quiere que aprendamos nos suspende si no hemos aprendido la lección. Porque Dios nos ama, también nos corrige. No olvidemos que Dios quiere lo mejor para nosotros y por eso nos advierte de las cosas que son malas para nosotros. Dios creó al hombre con una sexualidad que poco a poco se va desarrollando, igual que los músculos y los huesos. La sexualidad es un don de Dios, algo bueno, pero Dios nos advierte de los peligros. Por ejemplo: Tienes un coche y es bueno, porque puedes viajar, puedes transportar cosas,... Pero el coche puede ser muy peligroso si lo usas mal. ¿Qué ocurriría si fueras a más de 180 kilómetros por hora? [...] ¿Qué sucedería si circularas en dirección contraria? [...] ¿Qué pasaría si circulas de noche sin los faros encendidos? [...] En cualquiera de estas situaciones podrías chocar, podrías caerte por un barranco y perder tu vida. El coche es bueno, pero hay que saber usarlo. De igual forma, la sexualidad es buena pero hay que saber "usarla" de forma correcta.

Uno de los peligros de hoy en día es la popularidad de la homosexualidad o lesbianismo. En muchas series de televisión o películas podemos encontrar una pareja de chicos o una pareja de chicas. Se ha convertido en algo normal y habitual, cuando para Dios no lo es. Los homosexuales pueden llegar a ser un modelo a imitar para algunos adolescentes o jóvenes. Esto es un peligro. Pero los cristianos no nos movemos por modas, nos atrevemos a pensar de forma diferente a los demás; nuestro único modelo es Jesucristo y nuestro modelo de familia está formado por un hombre y una mujer, como la familia de María y José, la familia humana de Jesús. Existen también otros muchos modelos en la Biblia. [Decid modelos de parejas de la Biblia] Por ejemplo: Noé y su mujer "Noé, hombre justo, era perfecto entre los hombres de su tiempo ... Entonces dijo Dios a Noé: «Sal del arca con tu mujer, tus hijos y las mujeres de tus hijos." (Gn 8,9.16) Abraham y Sara; Moisés y Séfora, o Zacarías e Isabel.

La homosexualidad es la atracción sexual hacia personas del mismo sexo. Es un problema que tiene solución, con ayuda de Dios; además, la ayuda de buenos psicólogos se ha demostrado muy útil. El homosexualismo es una teoría que defiende que la homosexualidad no es un problema, sino una "opción", y añaden que es una opción buena, y por eso dicen que es necesario promoverla e incluso enseñarla en la escuela. Si la homosexualidad es una simple atracción sexual mal orientada, el homosexualismo defiende la práctica sexual entre personas del mismo sexo, llamándose también lesbianismo cuando se trata de dos mujeres. La atracción sexual normal es heterosexual (lo contrario de homosexual), es decir, entre un hombre y una mujer.

Dios creó al hombre y a la mujer. Dijo luego Yahvé Dios: «No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada» (Gn 2,18). "De la costilla que Yahvé Dios había tomado del hombre formó una mujer y la llevó ante el hombre. Entonces éste exclamó: Esta vez sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Ésta será llamada mujer porque del varón ha sido tomada.» Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne" (Gn 2,22-24). "Y los bendijo Dios con estas palabras: «Sed fecundos y multiplicaos»" (Gn 1,28). Dios establece la unión entre el hombre y la mujer. Y da a esa unión un poder como el suyo, un poder creador. Un poder resultado del amor entre el hombre y la mujer y del amor de Dios en ellos. Este poder hace posible la creación de un nuevo ser, de un hijo, un descendiente, un don de Dios. La homosexualidad contradice esta estructura de amor que Dios ha establecido y hace imposible la fecundidad.

Y la Palabra de Dios es clara: los "... homosexuales, ni ladrones, ni avaros, ni borrachos, ni ultrajadores, ni explotadores heredarán el Reino de Dios" (1 Co 6,10). Si los homosexuales no heredarán el Reino de Dios es porque su actuación no es conforme a la voluntad de Dios. A Dios no le gusta el pecado, detesta el pecado, pero ama a todos los hombres, incluidos los pecadores. Recuerda que tú también eres pecador y Dios te ama. Dios ama a los homosexuales y ha dado su vida en la cruz por ellos. Dios está deseando perdonarles y por ello quiere que se arrepientan de su pecado, está deseando decirles que no van por el buen camino, que han elegido el mal camino, porque quiere conducirles por su camino. (Ver tema 27 "Dios ama al homosexual, pero detesta su pecado" del curso 2006-2007)

AdjuntoTamaño
2008_20_dinamica.doc59 KB