Skip to main content

1. La historia comienza con la creación

Tu valoración Promedio (10 votos)

Objetivos

Descubrir que Dios ha creado todas las cosas por amor.

Reflexión

¿Sabes como comienza la historia de amor de Dios contigo?. Con la creación. Dios ha creado todas las cosas de la tierra y del cielo, y ¿por qué lo haría? […]. Dios creó todo por amor, “Dios es amor” (1 Jn 4, 9) y su amor le llevó a hacer las cosas más sorprendentes que pudiéramos imaginar. Dios reflejó su amor y su presencia en cada cosa. Es como cuando llevas un perfume, y la camisa, el jersey y hasta el pijama te huele a ese perfume. Es como la obra de un pintor, cuando ves un cuadro, sin mirar el autor podrías adivinar que es Picasso o Dalí. Así toda la obra de Dios lleva un sello especial, el sello de su amor, de su bondad, de su belleza, de su sabiduría.,…

Fijémonos en la creación y busquemos en cada cosa una característica del amor de Dios. Por ejemplo: mira el sol que ilumina y a la vez calienta, que sale y se esconde cada día. Al mirar el sol podemos ver reflejado el poder de Dios. Mira por la noche el cielo lleno de estrellas y la luna que va cambiando de forma a lo largo de un mes. Así, Dios con su gran sabiduría, creó el día y la noche, la luz y la oscuridad.  Mira las aguas del mar, que llenan más de la mitad de la tierra y que están en continuo movimiento.  

Ahora miremos las plantas, los grandes árboles y los arbustos, los frutales y toda la clase de flores, cada una con un color y un olor. ¿Qué árbol o flor te gusta más? ¿Por qué? […]. ¿Qué descubres de Dios en las plantas? […]. Yo veo a un Dios con muy buen gusto y con una gran belleza. Después vienen los animales que pueblan el cielo, las aves. ¿Quién sabe decirme 5 aves?[…]. Cada ave tiene su color, su tipo de pluma, su particular sonido y su forma distinta de volar. También en el mar viven animales, son los peces. Hay infinidad de peces diferentes, de todos los tamaños y de todos los colores. ¡Qué gran imaginación tiene Dios!

“Dijo Dios: «Produzca la tierra animales vivientes según su especie: bestias, reptiles y alimañas terrestres según su especie.» Y así fue. Hizo Dios las alimañas terrestres según especie, y las bestias según especie, y los reptiles del suelo según su especie: y vio Dios que estaba bien”  (Gn 1, 24-25). Mira los animales, existen animales de 2 patas, de 4 patas y hasta de cien patas. Existen animales herbívoros, carnívoros y omnívoros. Realmente, sólo Dios podría haber creado un universo así.  

Por último “dijo Dios: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra, y manden en los peces del mar y en las aves del cielo, y en las bestias y en todas las alimañas terrestres, y en todos los reptiles que reptan por la tierra. Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios lo creó, macho y hembra los creó. Y los bendijo Dios con estas palabras: «Sed fecundos y multiplicaos, y henchid la tierra y sometedla; mandad en los peces del mar y en las aves del cielo y en todo animal que repta sobre la tierra.» ” (Gn 1, 26-28) . Dios hizo al ser humano y le dio la capacidad de amar y la capacidad de trasmitir la vida. Piensa que Dios te creó con su infinita sabiduría a partir de dos células. Piensa que, en menos de nueve meses, dos células son capaces de ir reproduciéndose hasta formar la criatura más hermosa de la tierra: un bebé, con su corazón y sus pulmones, con la boca, la nariz y los oídos, con sus pies y sus manos, … ¿Qué puedes decir de Dios al mirar a un bebé? […]

Así comienza esta historia, con la creación de Dios y en medio de ella al hombre.

AdjuntoTamaño
2010_01_dinamica.doc41.5 KB