Skip to main content
Tu valoración Promedio (13 votos)

Objetivos

Descubrir en qué consiste el amor de Dios para después poder amar como Él nos ama.

 
Reflexión
 
En los siguientes temas vamos a descubrir la virtud más grande, la caridad, el amor. ¿Qué es el amor? […] El apóstol Juan nos da una definición: “En esto consiste el amor, no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados” (1 Jn 4,10). ¿Queréis saber en qué consiste el amor? […] Pues mirad a Dios. Mira lo que Dios ha hecho y hace por ti cada día y descubrirás en qué consiste el amor verdadero.
 
Dios creó el cielo, la tierra y todo cuanto habita en ella. Dios creó todo por amor a sus criaturas y especialmente por amor al hombre. ¿Cómo es su amor? Como dice el salmo: "como se alzan los cielos por encima de la tierra, así de grande es su amor" (Sal 103,11). ¿Puedes medir la distancia entre el cielo y la tierra? […] Así de grande es su amor. ¿Puedes contar los granos de arroz de un paquete? [...] [Podemos llevar un tazón de granos de arroz y decirles que los cuenten]. No se pueden contar, son muchísimos, casi infinitos. Son muchos los granos de arroz de un paquete, pero mucho más grande e infinito es el amor de Dios con nosotros.
 
Dios te creó con tus ojos, tus pulmones, tu corazón… y “vio Dios cuanto había hecho, y todo estaba muy bien” (Gn 1,31). A Dios le entusiasma la idea de dar vida. Para Dios es maravilloso poder crear a su imagen y semejanza. Dios hizo posible que te formaras y cada día hace posible que crezcas. Hay muchas citas en la palabra de Dios que nos confirman que Dios nos ha creado: Porque tú mis riñones has formado, me has tejido en el vientre de mi madre; yo te doy gracias por tantas maravillas” (Sal 139,13-14). “Yo te formé” (Is 49,8). “No temas, te he llamado por tu nombre. Tú eres mío” (Is 43,1).
 
Dios está contigo todos los días, como nos dice Jesús en el evangelio de san Mateo: “Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28,20), y como nos dice el profeta Isaías: los montes se correrán y las colinas se moverán más mi amor de tu lado no se apartará jamás” (Is 54,10). Jamás se apartará de nosotros el amor de Dios.
 
Dios te acompaña. Él “es mi pastor, nada me falta… Conforta mi alma… Ningún mal temeré porque tú vas conmigo, tu vara y tu cayado, ellos me sosiegan” (Sal 23,1-4). Dios no te olvida, como está escrito en el libro de Isaías: Yo no te olvido” (Is 49,15).Dios te consuela: “¡Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre misericordioso y Dios de toda consolación, que nos consuela en toda tribulación nuestra!” (1 Co 1,3-4).
 
Dios te perdona: “Bendice, alma mía, a Yahvé, nunca olvides sus beneficios. Él, que tus culpas perdona, que cura todas tus dolencias” (Sal 103,2-3).Dios tiene paciencia contigo y espera que cambies tu mala conducta por una buena conducta.
 
Dios te quiere tal como eres. “Dios es amor” (1 Jn 4,8), y no puede dejar de amarte. Y por último “la prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros” (Rm 5,8).Jesús muere por ti porque te quiere, “nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos” (Jn 15,13) y Jesús ha dado su vida por ti, su amigo.
 
 Así es el amor de Dios, ¿qué te parece? […]. Dios te ama a pesar de tus errores, de tus egoísmos, de tu debilidad, de tus mentiras,… El amor de Dios es infinito, es gratis, es para ti y para mí, es paciente, es capaz de perdonar y es tan grande que nuestra razón no puede comprenderlo totalmente. Ahora ya sabes en qué consiste el amor. ¿Cómo lo definirías? […]. Amar es dar sin esperar nada a cambio. Amar es la entrega sin límites, hasta dar la vida, a favor de alguien que nos necesita, sin tener en cuenta si es amigo o enemigo, si nos cae bien o nos cae mal. ¿Crees que Dios te ama? […] ¿Por qué? […]
 
Dios te regala su amor. Imagínate que eres una jarra de agua. Dios te regala el agua y llena tu jarra de agua. Y ahora, ¿qué hacemos con el agua de la jarra? ¿Para qué sirve una jarra? […]. Sirve para llevar el agua a los demás. Eso quiere Dios, que lleves su amor a los demás. ¿Quieres intentarlo? […]
 
AdjuntoTamaño
2009_19_dinamica.doc45.5 KB