Skip to main content
Tu valoración Promedio (8 votos)

Objetivos

Descubrir cuánta fe tenemos: poca o mucha. Proponernos pedir cada día a Jesús que aumente nuestra fe.

 
Reflexión
Como veíamos en el tema anterior, necesitamos la fe y sin fe no podemos hacer nada: “Sin fe es imposible agradarle, pues el que se acerca a Dios ha de creer que existe y que recompensa a los que le buscan” (Hb 11,6). Sin fe no podemos agradar a Dios. Si alguno de vosotros quiere agradar a Dios tendrá que poner en marcha toda la fe que tenga, no importa si es poca o mucha. Lo importante es empezar. ¿De qué sirve un tren parado que nunca se pone en marcha? […] De nada, no puede cumplir su función de llevar a los pasajeros de un lugar a otro. ¿De qué se sirve una semilla que se planta en la tierra si nadie la riega? […] De nada, es unos días se morirá. Hay que ponerse en marcha y practicar la fe. Si quieres llegar a ser un buen músico o un buen médico o un buen veterinario o una buena maestra o un buen fontanero o… deberás ponerte en marcha ya, estudiando en el colegio. Si queremos agradar a Dios, si queremos caminar hacia él deberemos poner en marcha ya la fe.
Hagamos un examen de cómo está nuestra fe. El examen, se aprueba con un 5 y se consigue un sobresaliente con un 10.
  • “Todo cuanto pidáis con fe en la oración, lo recibiréis” (Mt 21,22). “Si pedís algo en mi nombre, yo lo haré” (Jn 14,14). Esta oración ha de ser siempre pidiendo según la voluntad de Dios, según los criterios de Dios, buscando lo agradable y perfecto a Dios. ¿Alguno puede contarnos algo que ha pedido con fe, para él o para los demás y Dios lo ha concedido? […] Si la respuesta es afirmativa suma 4 puntos.
  • “El que crea en mí, hará él también las obras que yo hago y hará mayores aún” (Jn 14,12). El que crea en Jesús, el que tenga fe en Jesús hará milagros como los que hizo Jesús. ¿Alguno ha convertido el agua en vino? […] Jesús lo hizo en las bodas de Caná. ¿Alguno ha parado alguna vez una tormenta? […] Jesús lo hizo cuando navega en una barca con sus discípulos. ¿Alguno ha orado por un ciego y ha sido sanado? […] Jesús no sólo ha sanado a un ciego, sino a muchos ciegos, sordos, cojos y hasta ha resucitado a los que estaban muertos. Si tú has hecho obras como las que Jesús hacía y sigue haciendo, suma 10 puntos a tu examen. Eso es una matrícula de honor. Y las matrículas de honor son posibles, ya verás.
  • Los discípulos de Jesús también tenían poca fe y Jesús se enfadó con ellos por su falta de fe. Escuchad: “Este día, al atardecer, les dice: «Pasemos a la otra orilla.» Despiden a la gente y le llevan en la barca, como estaba; e iban otras barcas con él. En esto, se levantó una fuerte borrasca y las olas irrumpían en la barca, de suerte que ya se anegaba la barca. Él estaba en popa, durmiendo sobre un cabezal. Le despiertan y le dicen: «Maestro, ¿no te importa que perezcamos?» Él, habiéndose despertado, increpó al viento y dijo al mar: «¡Calla, enmudece!» El viento se calmó y sobrevino una gran bonanza. Y les dijo: «¿Por qué estáis con tanto miedo? ¿Cómo no tenéis fe?» Ellos se llenaron de gran temor y se decían unos a otros: «Pues ¿quién es éste que hasta el viento y el mar le obedecen?»” (Mc 4,35-41). “¿Cómo no tenéis fe?”, les dijo Jesús, seguramente un poco enfadado. Tal vez también te lo dice a ti: ¿cómo es que no tienes fe? […] No sabes que yo, Jesús, tengo poder sobre todo lo creado. No sabes que yo, Jesús, te amo y no voy a dejar que te pierdas, no te dejaré ni abandonaré. Los discípulos le gritaron: “Maestro, ¿no te importa que perezcamos?”, que quiere decir “Maestro, Señor, ¿no te importa que nos hundamos o que muramos?”. Claro que le importa. No lo olvidéis: Jesús quiere a sus discípulos, te quiere a ti y le importas mucho.
  • “Porque yo os aseguro: si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: ‘Desplázate de aquí allá’, y se desplazará, y nada os será imposible” (Mt 17,20). ¿Alguno ha movido alguna vez una montaña? […] Si la respuesta es afirmativa suma también 10 puntos. Me dirás que eso es imposible. Es cierto, es imposible para un hombre pero no es imposible para Dios. Cuando pedimos con fe, lo que hacemos es llamar a quien lo puede hacer, a la Trinidad: Dios Padre todopoderoso, su Hijo único Jesucristo y el Espíritu Santo. Yo conozco un hombre que tenía fe y que hizo mover el mar. ¿Sabes de quién se trata? […] Es Moisés. Moisés llamó a Dios, le invocó con toda la fe que tenía y entonces movió el mar. No fue Moisés quien movió el mar, separando las aguas a izquierda y a derecha (cf. Ex 14,21-22). Fue Dios quien obró el milagro, pero para ese milagro hacía falta que Moisés lo pidiera con fe.
  • “Por tanto, la fe viene de la predicación, y la predicación, por la palabra de Cristo” (Rm 10,17). Si alguno ha confesado alguna vez que cree en Jesucristo, suma 2 puntos. Si alguno suele hablar con sus amigos de Jesucristo suma 4 puntos.
 

¿Cómo ha ido el examen? […] ¿Hemos suspendido o aprobado? Los que hemos suspendido, todavía tenemos la oportunidad de recuperar. Podemos pedir a Jesús como lo hacía un padre muy preocupado y triste por la enfermedad de su hijo: ”¡Creo. Ayuda mi poca fe!“ (Mc 9,22-24). Pidamos todos los días a Jesús que aumente nuestra fe y él lo hará.

AdjuntoTamaño
2009_2_dinamica.doc397 KB