Skip to main content
Tu valoración Promedio (23 votos)

Objetivos

Descubrir lo que prohíbe el séptimo mandamiento: no robarás.

Examinar si alguna vez hemos robado.

Aprender a ser generosos con los demás.

Reflexión

¿Qué significa robar? [...] ¿Has robado alguna vez? [...] Seguramente pensamos que no hemos robado, pero si examinamos bien este mandamiento tal vez descubramos que sí hemos robado. Robar, dice el diccionario, es "quitar o tomar para sí lo ajeno". Hay muchas formas de quitar las cosas ajenas.

Veamos otras formas de no cumplir este mandamiento que dio Dios en el Antiguo Testamento: "No robarás" (Ex 20,15; Dt 5,19) y que también Jesús recordó al joven rico: "«si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.» «¿Cuáles?» -le dice él. Y Jesús dijo: «No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo»" (Mt 19,17-19).

  • Hurtar. Por ejemplo: coger de un supermercado una lata de refresco y llevársela sin pagar. [poned ejemplos]
  • Dañar los bienes los demás. Por ejemplo: Tirar con fuerza una piedra contra un cristal y romperlo. Romper las hojas del libro de matemáticas que me ha prestado mi compañero.
  • Estafar. Hacer mal tu trabajo es estafar. Pagar salarios injustos. Vender mercancía defectuosa o mala. Vender un producto a precio más alto que el justo. No cumplir con las obligaciones de un contrato de venta o de compra, un contrato de trabajo, un contrato de.... Falsificar documentos como cheques, facturas,...
  • Plagiar. Es robar los bienes que no se pueden tocar, como por ejemplo, decir que uno es compositor de una música o letra de una canción y fue compuesta por otra persona.
  • Esclavizar a los seres humanos, quitarles su dignidad. Vender, comprar o cambiar seres humanos como si fueran una cosa. Es un pecado de robo de la propia persona. La prostitución, por ejemplo, es un uso de una persona que le quita su dignidad y la esclaviza.
  • No pagar los impuestos. "¿es lícito pagar tributo al César o no? ...[Jesús contestó] «Pues lo del César devolvédselo al César, y lo de Dios a Dios»" (Mt 22,17.21). Jesús dice que hay que pagar tributos o impuestos. Con los impuestos que se pagan se hacen carreteras, colegios, parques, escuelas, hospitales, se paga a los maestros, a los médicos, a la policía, a los barrenderos,...

No sólo la persona que roba, el ladrón, es el que comete el pecado de robar, sino también los que le mandan robar, los que están de acuerdo en que robe, los que no denuncian los robos y los que prestan ayuda a los ladrones. Sobre los ladrones la palabra de Dios nos dice: "ni ladrones, ni avaros,... ni explotadores heredarán el Reino de Dios" (1 Co 6,10).

No sólo robar va en contra de la ley y la justicia de Dios, sino también en contra de la ley de los hombres. La injusticia cometida de robar exige reparación. Se exige devolver el bien robado o un equivalente y reparar el daño causado. Es decir que si rompes el libro a tu compañero, deber arreglarle el libro o comprarle otro libro. Si rompes un cristal debes poner otro nuevo. [Poned ejemplos] En muchos países la ley penal condena con prisión o con multas económicas a aquellos que han robado.

En el Evangelio encontramos el ejemplo de Zaqueo que devolvió lo que había robado y más. Zaqueo era un recaudador de impuestos que robaba, cobrando más de los debido. Zaqueo conoció a Jesús. ¿Y qué pasó? [...] Zaqueo se subió a un árbol para ver a Jesús. "Y cuando Jesús llegó a aquel sitio, alzando la vista, le dijo: «Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa.» Se apresuró a bajar y le recibió con alegría. Al verlo, todos murmuraban diciendo: «Ha ido a hospedarse a casa de un hombre pecador.» Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: «Daré, Señor, la mitad de mis bienes a los pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré cuatro veces más»" (Lc 19,5-8). Zaqueo se arrepiente de su pecado y dice que devolverá cuatro veces más de lo que haya robado, ¡vaya ejemplo que nos da Zaqueo!

Otra forma de cumplir este mandamiento es siendo generosos con los demás, compartiendo los bienes que Dios nos ha dado con los demás. Compartir no sólo lo que nos sobra sino también lo que no nos sobra. Por ejemplo, si un chico no lleva almuerzo en el colegio, tú puedes compartir el tuyo. Si un amigo no tiene un balón para jugar, le puedes dejar el tuyo. Podemos ser generosos dando parte de nuestra "propina", de nuestros ahorros a quien se dedica a ayudar a los que no tienen. También podemos ayudar con palabras de consuelo, de ánimo, hablando del amor de Dios, orando por los necesitados... [Poned ejemplos]. Si así lo hacemos recibiremos la herencia del Reino como dice Jesús: "Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y acudisteis a mí" (Mt 25,34-36).

AdjuntoTamaño
2008_23_dinamica.doc440 KB