Skip to main content
Sin votos aún

Objetivos

Descubrir la invasión de la cirugía estética para modelar nuestro cuerpo según un canon de belleza y juventud permanentes.

Reflexión

¿Habéis estado alguna vez ingresados en el hospital? [...] ¿Os han operado de algo? [...] ¿Qué recuerdos tenéis? [...] ¿Os gustaría repetir la experiencia? [...] A mí me quitaron las anginas cuando tenía seis años. Lo recuerdo perfectamente. Esperaba en una sala y de pronto, se abrió la puerta y apareció un señor vestido de blanco que dijo mi nombre. Era mi turno. Me hacía la valiente, pero me temblaba todo el cuerpo, me metieron en una sala y no recuerdo cómo me quitaron las anginas. Después comencé a sacar mucha sangre por la boca y un señor la recogía en una bandeja metálica. Cuando cesó de salir sangre, me sacaron de la sala y me llevaron de nuevo con mis padres. Tuve que hacer reposo y estar muchos días sin poder hablar.

Antes, las operaciones quirúrgicas tenían como objetivo curar algo enfermo o roto, como unos tendones, un hueso, un pulmón,... También mediante una operación te pueden quitar algo que da muchos problemas de salud como unas anginas, la vesícula, un riñón, la apéndice,... Ahora existe otra cirugía que se llama cirugía estética, cuyo objetivo no es curar al paciente, sino cambiar el cuerpo de la persona, cambiar la apariencia de la persona que no se siente a gusto con su cuerpo.

Antes de someternos a una operación de estética, nos deberíamos hacer muchas preguntas. ¿Por qué uno no se siente a gusto con su cuerpo? [...] Tal vez, es por un problema familiar o de trabajo o de estudios o por falta de amigos o por querer tener ese cuerpo diez del que hablábamos. ¿Es la cirugía el camino adecuado para ayudar a estas personas? [...] ¿El cambio de cuerpo nos va a dar la verdadera felicidad? [...] ¿Qué pasará dentro de 10 años, cuando el cuerpo vuelva a cambiar? [...] ¿Puedo conseguir los resultados de la operación por otro camino: cuidando la alimentación o haciendo ejercicio físico?. Dice San Pablo en una carta a los Corintios "Todo me es lícito»; mas no todo me conviene. Todo me es lícito; mas ¡no me dejaré dominar por nada!" (1 Co 6,12) ¿Es esta operación quirúrgica del agrado de Dios? […] ¿Es así como debo utilizar este dinero mío o de mis padres? [...] Son muchas las preguntas que nos debemos hacer antes de cambiar nuestro cuerpo por medio del bisturí, de la anestesia, de una cicatriz, un tornillo, la silicona,... ¿Es por vanidad o por necesidad? [...] "He observado cuanto sucede bajo el sol y he visto que todo es vanidad y atrapar vientos" dice la Palabra de Dios en Eclesiastés 1,14. Estamos preocupados por cosas que realmente no son tan importantes. "No andéis, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber?, ¿con qué vamos a vestirnos? ... pues ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso. Buscad primero el Reino de Dios y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura." (Mt 6, 31 –33)

Hay adolescentes y jóvenes que acuden a la cirugía plástica a corregir defectos imaginarios, defectos que realmente no tienen. Corren unos riesgos innecesarios, y posiblemente dentro de unos años volverán a ver otro problema en su cuerpo y entonces, ¿tendrán que volver de nuevo al cirujano? [...] Son adolescentes y jóvenes sanos, fuertes y con toda una vida por delante. ¿Qué está pasando? [...] ¿Por qué no son felices? [...] Porque se fijan sólo en la belleza exterior. Hemos olvidado, como decíamos en otro tema, los valores reales de los hombres, de los hijos de Dios, los valores que nacen del interior: del alma y del espíritu. "Por encima de todo, vigila tu corazón, porque de él brota la vida." (Pr 4,23)

En España está aumentando el número de intervenciones estéticas, durante el año pasado se realizaron casi 400.000. Aumenta también el número de denuncias sobre centros médicos que no tienen médicos especialistas, que cometen errores, que sus pacientes tienen que ser ingresados en una UVI o mueren.

La industria que el hombre ha creado para cambiar su propio cuerpo es increíble. Hay una gran lista de operaciones que se pueden elegir: absominoplastia (reducción del abdomen), mamoplastia (alteración de los senos, aumento de tamaño, levantamiento, y reducción), levantamiento de párpados , remoción de grasa de la papada, modelación del abdomen y las caderas, modelación de la cara, modelación de la quijada, rejuvenecimiento facial, implantes de pelo, lifting facial, liposucción (extracción del exceso de grasa corporal), otoplastia (alteración de las orejas), rinoplastia (cirugía de nariz),... Esto no tiene fin. ¿Hasta dónde llegaremos? [...]

AdjuntoTamaño
2007_31_dinamica.doc33.5 KB