Skip to main content
Tu valoración Promedio (19 votos)

Objetivos

Descubrir qué nuevos cambios vamos a experimentar: la menstruación y las eyaculaciones involuntarias. Descubrir que la masturbación no es un uso ordenado de nuestra sexualidad y por tanto es contraria a los planes de Dios para los seres humanos.

Reflexión

El curso pasado, en el tema 27, vimos cómo nuestro cuerpo va cambiando. Y este curso sigue cambiando, ¿verdad?. Seguro que tu vecino te ha dicho: " ¡cómo has crecido!" o "¡qué alto está este chico!". Uno de los cambios más visibles es que aumenta nuestra estatura. También hay otros cambios que se ven, que notas porque la ropa ya no te viene bien, porque los pantalones no te quedan como antes. En las chicas se forman las caderas y se desarrolla el pecho. No te preocupes si todas tus amigas tienen pecho y tú no, cada uno tiene una edad diferente de maduración, no por eso te van a querer menos los demás. En los chicos se ensanchan los hombros, se cambia la voz y aparece bigotillo y posteriormente la barba en la cara. La voz pasa de ser una voz de niño a ser una voz de hombre y por eso, durante este proceso de cambio, al hablar os saldrá algún pitido, algún "gallo". Posiblemente os sentiréis diferentes y tímidos al hablar, pero esto es pasajero y mientras pasa, poned la mirada en el futuro, y recordad: "Todo lo puedo con Aquel que me da fuerzas" (Flp 4,13).

Debido a los desajustes de las hormonas que nuestro cuerpo está produciendo, a algunos de vosotros os saldrán granitos en la cara. Sí, son desagradables, son molestos, no nos gustan,... pero estos granos no son definitivos, sólo son pasajeros. Nos recuerdan que nosotros no mandamos sobre nuestro propio cuerpo, que es Dios quien manda y permite estos cambios para nuestro bien. "Amas a todos los seres y no aborreces nada de lo que hiciste; pues, si algo odiases, no lo habrías creado" (Sb 11,24)

Más tarde comienza la maduración de los órganos sexuales. Los ovarios en las chicas empiezan a producir los óvulos, y los testículos en los chicos, los espermatozoides. Las chicas tendrán la primera regla o menstruación. Los chicos tendrán la primera eyaculación, que suele ser nocturna. Podéis conversar sobre estos cambios con vuestros padres. Si los compartís con ellos, os sentiréis menos solos, ellos os apoyarán y os entenderán, pues también ellos han pasado por este cambio hormonal. No es bueno que nos aislemos, Dios no ha regalado la familia como lugar de refugio, de consuelo, de fortaleza. ¡Aprovéchala!.

En los chicos se pueden producir erecciones espontáneas, en momentos inoportunos y desconcertantes: quizás al trepar por una cuerda o al practicar un deporte que suponga esfuerzo físico o sin motivo alguno. Esto no tiene importancia si se trata de algo involuntario. Pero si éstas erecciones responden a una excitación sexual provocada por una conversación, pensamientos o miradas, entonces hay que tener mucho cuidado, mantener a raya la imaginación y no mirar donde no debemos (chicas/chicos vestidos de forma provocativa, revistas picantes,...)

También habréis oído hablar de la masturbación, la excitación voluntaria de los órganos genitales (tanto del hombre como de la mujer) a fin de obtener un placer. Esto no es agradable a Dios que creó este placer para vivirlo con el cónyuge dentro del matrimonio. En la masturbación se busca la propia satisfacción al margen de la relación de amor con la pareja, no existe sentido de entrega. No puedes hacer con tu cuerpo lo que quieras, no te pertenece. Recordad la cita de San Pablo:"¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros y habéis recibido de Dios, y que no os pertenecéis? "(1 Co 6,19). No es excusa la curiosidad para hacer algo malo, ni el que otros lo hagan. Sé valiente y si llega la tentación de la masturbación di: NO. Ten cuidado porque al igual que la droga, puede convertirse en un vicio difícil de quitar. Di NO porque tu deseo es agradar a Dios y porque Dios sabe lo que te conviene y quiere que cuando llegue el día disfrutes de tu sexualidad de la mejor forma.

 

AdjuntoTamaño
2007_25_dinamica.doc70.5 KB