Skip to main content
Tu valoración Promedio (1 vote)

Objetivos

Comenzamos un nuevo bloque de temas sobre la sexualidad, continuación del bloque que iniciamos en el curso 2005-2006. El objetivo de estos temas será aprender a vivir nuestra sexualidad que comienza a despertarse y descubrir el engaño que vemos a nuestro alrededor. En este primer tema aprenderemos a no dejarnos llevar por el "flechazo".

Reflexión

Durante el curso 2005-2006 (temas del 25 al 29) aprendimos a valorar nuestro cuerpo como un regalo de Dios, que debemos cuidar, respetar y dar gracias a Dios por él. Descubrimos que nuestro cuerpo está cambiando. Esto es normal, los chicos sufren unos cambios y las chicas otros. Al principio nos resultan extraños, nos avergüenzan, pero poco a poco los irás asumiendo y te sentirás a gusto con tu propio cuerpo. En el último tema vimos que los chicos y las chicas somos diferentes pero complementarios. Dios, que todo lo hace bien, nos creó hombre y mujer, iguales en dignidad, pero diferentes en muchas cualidades para que nos podamos ayudar, para que nuestras relaciones sean más ricas y para que podamos procrear.

¿Con quién te gusta jugar? [...] ¿Cómo se llama tu mejor amigo? [...] ¿Con quién almuerzas en el recreo del colegio? [...] Posiblemente si eres chico, juegues con chicos, te guste quedar con tus amigos y las chicas te parecen unas cursis. Si eres chica, te encantará pasar ratos y ratos hablando con tus amigas, y los chicos llamarán tu atención y serán motivo de tus conversaciones. Hay una época en que las chicas van por un lado y los chicos por otro. Pero pronto llega otra etapa en que los chicos empiezan a sentirse atraídos por las chicas y al revés. ¿Estás en esta etapa? [...] Entonces este tema es para ti.

Tal vez te sientes atraído por un chico o chica, o por más de uno. Puede que tu atracción hacia un chico o chica sea tan grande que ocupe toda tu atención. Esto hace que todo gire en torno a dicha persona y te resulta difícil concentrarte en las conversaciones familiares, no prestas suficiente atención a las explicaciones del profesor, te cuesta estudiar, te comportas de forma extraña... Tu mente se ha quedado bloqueada por esta atracción. Ha saltado la alarma, es momento de poner en marcha la fortaleza y la voluntad. Y no olvides que Dios nos ha dado un espíritu de fortaleza. "Porque no nos dio el Señor a nosotros un espíritu de timidez, sino de fortaleza, de caridad y de templanza." (2 Tm 1 , 7)

Te puede suceder que al ver a una persona del sexo opuesto tengas un "flechazo". ¿Qué es el flechazo? [...] Un amor que repentinamente se siente (dice el diccionario), "un amor a primera vista" que hace que cuando vemos a esa persona se acelere el pulso. De esta persona, piensas que físicamente es "tu tipo" y no miras más allá. El problema es que todavía no sabes realmente qué "tipo" de persona quieres, el problema es que todavía no estamos preparados para dominar nuestros sentimientos y poner por encima la razón, la voluntad y el amor a Dios. Recordar que "Todo tiene su momento, y cada cosa su tiempo bajo el cielo" (Qo 3,1). Primero hemos de aprender a relacionarnos, como reflexionábamos en el tema 28 del 2006. Primero hemos de descubrir las características del amor verdadero que es capaz de dar sin esperar nada a cambio. Hay que empezar por tener amigos, antes de tener "novios". A través de la amistad aprenderemos las reglas del amor. No se puede empezar una casa por el tejado ¿verdad? Hay que empezar por la base, por los cimientos, por una buena estructura, sino se caerá y pagaremos las graves consecuencias. Merece la pena esperar, os lo aseguro. A una cosa que has esperado durante mucho tiempo le das mayor valor cuando la consigues. El problema es que vivimos en un mundo donde consigo en el momento todo lo que me apetece y no aprendemos a esperar. Si algo me apetece lo quiero ya, y si luego me canso de ello, o me aburro, no pasa nada, lo tiro y consigo otro. Por ejemplo te puede suceder con la ropa o los juegos.

El flechazo no es excusa para ponerse a salir con un chico, porque el objeto de salir con una persona es el matrimonio. Y eso ni te lo planteas en este momento. Es normal que sientas atracción por las personas del sexo opuesto, pero has de saber mantenerte en tu sitio, no hacer cosas a lo loco de las que luego te puedas arrepentir, como pueda ser tener un "rollo" con esa persona. La Palabra de Dios te servirá de ayuda: "Te busco de todo corazón, no me desvíes de tus mandatos. En el corazón guardo tu promesa, para no pecar contra ti." (Salmo 119, 10-11) Sé que el mundo se comporta de otra forma, que la tele y la música os enseñan otras cosas, pero Dios quiere "que sigas todos sus caminos, que le ames, ... con todo tu corazón y con toda tu alma, que guardes los mandamientos de Yahveh y sus preceptos... para que seas FELIZ. " (Dt 10, 12-13)

AdjuntoTamaño
2007_22_dinamica.doc40.5 KB