Skip to main content
Tu valoración Promedio (8 votos)

Objetivos

Descubrir que Jesús te habla, como habló a Pablo y le hizo ver que estaba actuando de forma equivocada. Descubrir que Jesús te ha escogido y tiene una misión para ti, como la tuvo para Pablo.

Reflexión

Durante estos temas hemos visto personajes que buscaron a Jesús, se encontraron con Él y Jesús cambió sus vidas. [Podemos recordar todos los personajes que hemos visto] Jesús hizo grandes milagros de sanación, de perdón y de conversión mientras vivió como un hombre en la tierra. Pero, Jesús, después de muerto y resucitado, también se encontró con muchas personas. Hoy vamos a hablar de un gran personaje que se encontró con Jesús y cambió su vida: Pablo de Tarso.

El nombre original de nuestro protagonista es Saulo, en hebreo Saúl y era judío de la ciudad de Tarso. Muy pronto se había ido a Jerusalén para estudiar a fondo la ley. Conoció a los "discípulos de Jesús" y pensaba que no ponían en el centro la Ley de Dios, sino la persona de Jesús, crucificado y resucitado y que perdonaba los pecados. Saulo quería servir a Dios y consideraba el mensaje de los cristianos falso y escandaloso, y sintió el deber de perseguir a los seguidores de Cristo incluso fuera de Jerusalén.

"Entretanto Saulo, respirando todavía amenazas y muertes contra los discípulos del Señor, se presentó al sumo sacerdote, y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, para que, si encontraba algunos seguidores del Camino, hombres o mujeres, los pudiera llevar presos a Jerusalén." (Hch 9, 1-2) Saulo recibe "permiso" para perseguir y encarcelar a los cristianos, a los que llama "seguidores del Camino". Saulo piensa que está actuando bien y que es su deber encarcelar a los cristianos. Saulo está equivocado y Jesús se lo hará saber. Jesús tiene otros planes para Saulo. Jesús quiere emplear toda su fuerza, su energía, su decisión, su voluntad y deseo de servir a Dios, en otra misión.

"Sucedió que, yendo de camino, cuando estaba cerca de Damasco, de repente le envolvió una luz venida del cielo, cayó en tierra y oyó una voz que le decía: «Saúl, Saúl, ¿por qué me persigues?» (Hch 9, 3-4) [Alumbrar a cada chico con una linterna directamente a los ojos] ¿Qué ha sucedido? [...] Que no podemos ver, la luz nos deslumbra y tenemos que cerrar los ojos. Lo mismo le sucedió a Saulo, y dice la Palabra de Dios que cayó al suelo y escuchó una voz. ¿De quién era la voz? [...] De Jesucristo. Jesucristo está vivo y se presenta delante de Saulo en forma de luz y de voz. A nosotros también nos habla Jesús por medio del Espíritu Santo, por medio de la Palabra de Dios, por medio de personas,... La voz de Jesús penetró en el corazón y la mente de Saulo. "Él preguntó: «¿Quién eres, Señor?» Y él: «Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Pero levántate, entra en la ciudad y te dirán lo que debes hacer.» Los hombres que iban con él se habían detenido mudos de espanto, pues oían la voz, pero no veían a nadie. Saulo se levantó del suelo, y, aunque tenía sus ojos bien abiertos, no veía nada. Le llevaron de la mano y le introdujeron en Damasco. Pasó tres días sin ver, y sin comer ni beber." (Hch 9, 5- 9) Saulo recibió una orden de Jesús: "te dirán lo que debes hacer" y Saulo quería obedecer a este Jesús con el que se había encontrado.

"Había en Damasco un discípulo llamado Ananías. El Señor le dijo en una visión: «Ananías... Levántate y vete a la calle Recta y pregunta ... por uno de Tarso llamado Saulo; mira, está en oración y ha visto que un hombre llamado Ananías entraba y le imponía las manos para recobrar la vista.» ... Vete, pues éste me es un instrumento elegido para llevar mi nombre ante los gentiles, los reyes y los hijos de Israel. Yo le mostraré cuánto tendrá que padecer por mi nombre.» (Hch 9,10-12.15) Jesús escogió a Saulo para esta misión: llevar el nombre de Jesús por todas las ciudades. Jesús también te ha escogido a ti para hablar de Jesús y vivir como discípulo de Jesús. Así cuando otros chicos te vean o hablen contigo, verán en ti algo diferente y se preguntarán: ¿Cómo puedes estar siempre contento, por qué eres amigo de todos, por qué perdonas, de dónde sacas las fuerzas...?

" Fue Ananías, entró en la casa, le impuso las manos y le dijo: «Saúl, hermano, me ha enviado a ti el Señor Jesús, el que se te apareció en el camino por donde venías, para que recobres la vista y te llenes del Espíritu Santo.» Al instante cayeron de sus ojos unas como escamas, y recobró la vista; se levantó y fue bautizado. Tomó alimento y recobró las fuerzas." (Hch 9, 17-19) Saulo, que se había quedado ciego, recobró la vista. Saulo abrió los ojos y vio la verdad, descubrió que estaba equivocado, que no debía perseguir a los cristianos ni odiar a Jesucristo. Saulo recibió el Espíritu Santo. Tú también lo has recibido. Saulo se hizo cristiano y a partir de este momento se convirtió en imitador de Cristo (cf 1 Cor 11, 1), anunció el evangelio con valentía porque amaba a Cristo y su vida era Cristo.

AdjuntoTamaño
2007_20_dinamica.doc29.5 KB