Skip to main content
Tu valoración Promedio (8 votos)

Objetivos

Descubrir que el embrión, el feto o el bebé que crece y se desarrolla en el vientre de una madre es un ser vivo, con derecho a la vida. Abortar es quitar la vida a ese bebé.

Reflexión

¿Te gusta vivir? [...] Todos valoramos nuestra vida y queremos vivir. Todos los seres humanos tenemos derecho a la vida. Esto significa que si alguien te quita la vida, está incumpliendo este derecho existente en todas las naciones del mundo. Jesús también dijo: "No matarás" (Mt 19, 17) . Es fácil entender que no hay que quitar la vida a nadie. Pero lo que en muchas sociedades se pone en duda es el momento en el que comienza nuestra vida, tú vida. Para unos comienza en el momento del nacimiento, cuando el bebé sale del vientre de la madre, para otros comienza a los tres meses de la fecundación..., pero para nosotros comienza desde el mismo momento de la fecundación. Unos distinguen al ser vivo "nacido" y al "no nacido" para darle al "nacido" unos derechos y quitárselos al "no nacido", creyendo que el ser vivo "no nacido" es menos porque necesita de su madre para subsistir o porque no puede hablar o porque tú no lo puedes ver de forma natural. Para nosotros, ambos son un ser vivo, una criatura de Dios, que ya tiene una vida propia y su vida es tan valiosa como la mía o la tuya.

Hoy en día la ciencia ha avanzado mucho y ha llegado incluso a poder fotografiar cada instante de la vida de un bebé en el vientre de su madre. Lo que antes era un misterio escondido, ahora se ha convertido en algo que podemos ver, oír, filmar... y que nos deja sin palabras que puedan explicar la perfecta creación de un hombrecito, como tú y como yo, a partir de la unión de un óvulo de la mujer y un espermatozoide del hombre. Sólo alguien superior al hombre podría hacer posible esta realidad, y este alguien es nuestro Dios.

Podéis buscar algún libro con fotografías que muestren la evolución del embrión durante los nueve meses del embarazo e ir comentándolas. También existen videos educativos que explican el desarrollo de un bebé. Os hago un pequeño resumen para afirmar que el "no nacido" tiene vida propia.
   - Desde el primer día ya se puede saber el sexo, chico o chica, "y tiene ya los 46 cromosomas del código genético que programan y dirigen el desarrollo de la nueva vida humana" (tomado del libro "Vida y muerte en el seno de una madre" de la editorial Orinoco Artes Gráficas, S.L., página 10).
   - A las dos semanas se inicia el desarrollo del sistema nervioso. Todos los órganos se están formando: el cerebro, los riñones, los huesos...
   - A las tres semanas empieza a diferenciarse el cerebro, aparecen esbozos de lo que serán las piernas y los brazos y el corazón inicia sus latidos.
   - A las cuatro semanas se empiezan a formar los ojos, la medula espinal, los pulmones, el estómago.
   - A las cinco semanas la nariz y las orejas van tomando forma.
   - A las seis semanas la cabeza tiene su forma casi definitiva, el cerebro está muy desarrollado, comienzan a formarse manos y pies y muy pronto aparecerán las huellas dactilares.
   - A las siete semanas puede formar un puño, tener hipo, chuparse el pulgar, dormir y despertarse.
   - A las nueve semanas todos sus órganos funcionan, músculos y nervios van sincronizados, mueve los brazos y las piernas, da volteretas, si le pinchan siente dolor y oye los ruidos y los recuerda.
   - ...

Y a los nueve meses, si ningún suceso natural o provocado ha acabado con su vida, verá la luz del día, llorará, reirá, será la alegría de la casa (aunque al principio parezca una carga, porque hay que darle el pecho o el biberón cada 3 horas, cambiarle el pañal, dormir poco,...) Pero luego será una bendición del matrimonio, parte de una familia y el futuro y la garantía de nuestra humanidad.

Algunos bebés no llegan a nacer por circunstancias naturales, esto se conoce como aborto natural o espontáneo. En este caso el hombre no decide acabar con la vida del bebé y suele suponer un dolor para esos padres que anhelaban a su hijo. Si Dios permite esas situaciones, debemos seguir confiando en Él, porque todo lo permite para bien de los que le aman. (cf Rm 8, 28)

Pero la realidad de nuestros días es que muchas mamás o papás quieren acabar con esa vida. La realidad es que muchos médicos aceptan acabar con esa vida. La realidad es que la sociedad intenta ignorar la verdad porque no le interesa o porque resulta más fácil para sus conciencias. La realidad es que Dios está airado contra los hombres y hay una gran tristeza en su corazón por cada uno de estos bebés que no llega a nacer. En nuestras manos está defender las vidas de estos bebés, tú puedes hacerlo y unirte a otros cristianos, médicos, asociaciones,... que ya lo hacen.

Y esto es lo que en el lenguaje corriente se entiende como aborto: la muerte provocada del feto por su expulsión en cualquier momento de su vida en el útero de la madre.

AdjuntoTamaño
2006_31_dinamica.doc63.5 KB