Skip to main content
Tu valoración Promedio (1 vote)

Objetivos

Descubrir el pecado de ignorar, rechazar, desobedecer a Dios y dar culto a otros dioses.

Reflexión

En el tema pasado nos fijamos en nuestro pecado de soberbia. Pero hay otros muchos pecados que nos separan de Dios y para descubrirlos vamos a ver cómo es nuestra relación con Dios.

¿Crees que Dios existe? [...] Sí. Pero puedes hacerle caso o no hacerle caso, ignorarlo, hacer como si no estuviera. Por ejemplo, estás en clase y la profesora está delante de ti explicándote el tema, pero tú haces como si no estuviera y continuas dibujando caricaturas en el libro o... Otro ejemplo, en el partido de fútbol hay un compañero que está jugando contigo, pero tú no le pasas nunca el balón. Está ahí, pero para ti es como si no estuviera. En ocasiones tratamos así a Dios: sabiendo que "él nos hizo y somos suyos" (Sal 100,3) lo ignoramos, no le hacemos caso.

Otras veces lo rechazamos. Y rechazar a Dios es rechazar todo lo que Él es. Rechazamos su amor, su poder, su sabiduría, su grandeza, su bondad... (En los temas del 1 al 11 del curso pasado vimos los atributos de Dios). Si rechazamos a una persona, perdemos la relación con ella, perdemos todo lo que ella nos puede dar, rechazamos sus palabras, su amistad,... lo mismo nos sucede con Dios. Que no nos pueda decir Dios como dijo al pueblo de Israel: "Han dejado al Señor, han despreciado al Santo de Israel, se han vuelto de espaldas" (Is 1,4). Rechazar a Dios es también rechazar a Jesucristo. Rechazar a Dios es rechazar su Palabra, la rechazamos porque no nos agrada, porque nos parece que Dios nos pide mucho, porque pensamos que Dios está equivocado,... Al pueblo de Israel les dijo: "Es un pueblo terco, criaturas hipócritas, hijos que no aceptan escuchar la instrucción del Señor" (Is 30,9).

Otras veces desobedecemos a Dios. Sabemos muy bien lo que significa desobedecer ¿verdad? [...] Poned ejemplos. Cuando nos dicen nuestros padres que es hora de acostarse y no lo hacemos, cuando nos dicen que nos lavemos los dientes después de comer,.... No nos damos cuenta de que lo que nos "mandan" nuestros padres y educadores es para nuestro bien. También Dios nos da mandamientos; y nosotros... ¿los obedecemos? Adán y Eva no obedecieron el mandato de Dios y ya sabemos lo que pasó. Tampoco el pueblo de Israel obedeció: "Mi pueblo no escuchó mi voz, Israel no me quiso obedecer" (Sal 81,13).

Por último, Dios nos dio un gran mandato: " Yo, el Señor, soy tu Dios,... No habrá para ti otros dioses delante de mí. No te harás escultura ni imagen alguna ni de lo que hay arriba en los cielos, ni de lo que hay abajo en la tierra, ... No te postrarás ante ellas ni les dará culto" (Ex 20,1-5) También Jesús nos recordó este mandato :"Al Señor tu Dios adorarás, y sólo a él darás culto" (Mt 4,10). No se puede dar culto a otros dioses que no son Dios, como los astros, adivinos, magos, hechiceros,..., no debemos relacionarnos con estos medios, ni siquiera por televisión, internet o radio. Hay que buscar el poder y el conocimiento en Dios y su Espíritu y en nadie más. No hagamos de nuestras cosas un dios, por ejemplo de mi bici, mi ordenador, mis amigos, un cantante de moda o un actor famoso. Quizás alguno de vosotros ponéis al ordenador en el centro de vuestro día. Parece como si no pudiésemos vivir un día sin el ordenador, sin ver el correo, sin conectarnos al messenger, sin bajarnos algo de internet, sin navegar, chatear o jugar y jugar. ¿Cuántas horas pasas delante del ordenador? [...] ¿todas son necesarias? [...] ¿Ponemos al ordenador por delante de nuestros deberes del colegio, de nuestro diálogo con la familia, incluso de comer o cenar y quitando tiempo de dormir? [...] ¿Hemos hecho del ordenador un dios en nuestra vida? [..] El ordenador es un medio que nos ayuda, pero que no nos tiene que esclavizarnos. Recordar que sólo Dios merece nuestra alabanza y adoración.

AdjuntoTamaño
2006_9_dinamica.doc21.5 KB