Skip to main content
Tu valoración Promedio (7 votos)

Objetivos

El origen del pecado se halla en segundo lugar en el hombre que, tentado por el Diablo, quiso ser como Dios y, abusando de su libertad, desobedeció a su Creador.

Reflexión

El origen del pecado tiene dos etapas: la primera, ya la conocemos. ¿Quién se acuerda? [...] Son los ángeles que libremente se apartan de Dios, los que pecan. A estos ángeles se les llama ángeles caídos o rebeldes. En la segunda etapa el HOMBRE hace lo mismo que los ángeles, libremente desobedece a Dios y así entra el primer pecado en el mundo.

Dios creó al hombre libre, responsable, inteligente, a imagen y semejanza suya. Dios creó al hombre con cuerpo, con alma y con un espíritu (cf. 1 Ts 5,23), y podía estar en comunión con Dios. Dios creó al hombre para ser feliz y le dio un gran regalo: la libertad. Libertad para que pudiera elegir el servir a Dios o no, amarle o no, obedecerle o no,... Tú, eres libre. Y cada día tomas decisiones, unas más importantes y otras menos. Voy al colegio o no voy. Estudio o no estudio. Veo la tele o no la veo. Elijo jugar a fútbol o baloncesto u otros. Digo la verdad o la mentira...

La libertad del hombre tenía que ser probada, igual que sucedió con los ángeles. Entonces Dios dio al hombre una norma para cumplir: "De cualquier árbol del jardín puedes comer, mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que comieres de él, morirás sin remedio" (Gn 2, 17). Ahora el hombre tenía la oportunidad de elegir entre la voluntad de Dios o la suya, elegir entre no comer del árbol prohibido o comer (desobedeciendo a Dios). La prueba no parece muy difícil, pero el hombre siempre tiene curiosidad por lo prohibido. Imaginad que en esa puerta hay un cartel que dice "prohibido pasar", en seguida nos preguntamos qué habrá detrás de la puerta, porqué no se puede entrar, qué sucedería si abro la puerta y entro. Lo mismo sucede con algunas películas que dicen "no recomendada a menores de 14 años" y pensamos que no pasa nada si las vemos, aunque tengan escenas no recomendadas para nuestra edad.

¿Qué sucedió? Leer atentamente:
"La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que Yahvé Dios había hecho. Y dijo a la mujer: ‘¿Cómo es que Dios os ha dicho: No comáis de ninguno de los árboles del jardín?’ Respondió la mujer a la serpiente: ‘Podemos comer del fruto de los árboles del jardín. Mas del fruto del árbol que está en medio del jardín, ha dicho Dios: No comáis de él, ni lo toquéis, so pena de muerte.’ Replicó la serpiente a la mujer: ‘De ninguna manera moriréis. Es que Dios sabe muy bien que el día en que comiereis de él, se os abrirán los ojos y seréis como dioses, conocedores del bien y del mal.’ Y como viese la mujer que el árbol era bueno para comer, apetecible a la vista y excelente para lograr sabiduría, tomó de su fruto y comió, y dio también a su marido, que igualmente comió’" (Gn 3, 1-7).

Interviene el Diablo (ángel caído, lleno de maldad y enemigo de Dios), camuflado, escondido bajo la figura de una serpiente. El Diablo quiere seducir al hombre, engañarlo para que desobedezca a Dios. El Diablo le hace una pregunta a Eva, diciendo "¿Cómo es que Dios os ha dicho: No comáis de NINGUNO de los árboles del jardín?" Esta frase es mentira, porque Dios no ha prohibido comer de TODOS los árboles, solamente de uno. El Diablo sabe que es mentira, y entonces Eva se siente superior y contesta diciendo la verdad. Eva ha continuado la conversación del Diablo (justo lo que el Diablo quería). Eva responde que pueden comer de todos los árboles excepto de uno porque Dios ha dicho: "No comáis de él, ni lo toquéis, so pena de muerte." Y el Diablo intenta hacer creer a Eva que en el "no moriréis" de la prohibición Dios esconde algo maravilloso: grandeza, poder, sabiduría... Entonces Eva se siente atraída por estas promesas (falsas) y además se siente atraída por la fruta, —qué bien huele, qué color tan bonito, qué bien debe saber—... le entra por los ojos (como unos bombones en el escaparte de una pastelería). Por fin el Diablo dice "seréis como dioses" y aquí es donde Eva cae, no resiste a la tentación de la soberbia, igual que les pasó a los ángeles. Eva comió del fruto prohibido, se rebeló contra Dios, desobedeció a su Creador y así entró el pecado. El Diablo consiguió hacer caer al hombre.

Así los hombres, usando su libertad, engañados por el diablo y dejándose atraer por lo que veían sus ojos, "le dieron la espalda a Dios y eligieron vivir la vida por su cuenta, sin contar con Dios, fuera de su amor y la armonía (el paraíso) que tenían con él, dando entrada al pecado en el mundo con su rebeldía.

AdjuntoTamaño
2006_5_dinamica.doc40 KB