Skip to main content
Tu valoración Promedio (11 votos)

Objetivos

El origen del pecado está en primer lugar en los ángeles, que en uso de su libertad, se apartan de Dios. Es necesario conocer la existencia de los ángeles malos y de su príncipe "Satanás".

Reflexión

¿Cómo apareció el fuego? [...] El hombre tenía necesidad de calor, de luz, de protegerse contra algunos animales, de preparar alimentos... Al principio el fuego lo obtenía de un árbol ardiendo por la acción de un rayo. Más tarde, el hombre aprendió a hacer fuego golpeando dos piedras que generaban una chispa o frotando dos trozos de madera. Si buscamos, encontramos que el fuego tiene un origen, tiene un porqué de su existencia, un primer momento de aparición en el mundo. También el pecado tiene ese primer momento de aparición en el mundo. Vamos a descubrirlo.

El origen del pecado no está en Dios, porque Dios no aprueba el pecado, sino que lo rechaza. La primera aparición del pecado en el mundo tuvo lugar a través de los ángeles rebeldes.

¿Quiénes son los ángeles? [...] Los ángeles son seres espirituales, invisibles, que Dios creó. Dice el apóstol Pablo: "porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles,... todo fue creado por él y para él" (Col 1, 16). Los ángeles no tienen cuerpo, tienen inteligencia y libre voluntad, como el hombre, pero muy superiores a las nuestras. Los ángeles existen y en la Palabra de Dios vemos cómo cumplen importantes misiones. Por ejemplo, el ángel Gabriel es el encargado de comunicar a la virgen María que Dios la ha elegido como madre de Jesucristo. También un ángel es quien dice a las mujeres que acuden al sepulcro y que Jesús ha resucitado.

Dios creó a los ángeles buenos y libres. Podían elegir entre el bien y el mal. Algunos ángeles rechazaron a Dios y su Reino, rechazaron la amistad con Dios. Estos ángeles pecaron (¡ya ha aparecido el pecado en el mundo! ) y dice la Escritura "Dios no perdonó a los Ángeles que pecaron " (2 Pe 2,4) El pecado de estos ángeles es irreversible , lo que quiere decir que no se puede cambiar, porque sabían muy bien lo que hacían, conocían muy bien a Dios, su amor y su verdad (recordar que son seres muy superiores a nosotros). Así pues, los ángeles quedan divididos en ángeles buenos (han elegido a Dios) y ángeles malos (han rechazado a Dios). Dentro de los ángeles malos, hay uno que es el primero, se llama "Satanás" o diablo o Lucifer. El diablo es " pecador desde el principio" (1 Jn 3, 8) ¿Cuándo hemos oído hablar del diablo? [...] Por ejemplo en las tentaciones de Jesús (Mt 4,1–11).

La raíz del pecado de los ángeles es que quisieron ser como Dios. Su pecado fue la soberbia (creerse superior, mejor que los demás). Olvidaron que habían sido creados para servir a Dios, y escogieron el camino equivocado. Satanás quiso ser como Dios, quiso su propio reino, soñó con ser adorado como Él. Tanto lo deseó que hasta intentó que Jesús se postrara ante él, pero Jesús le dijo: "Al Señor tu Dios adorarás, y sólo a él darás culto" (Mt 4, 10). Satanás es el primer adversario de Dios, nuestro Creador.

Los ángeles rebeldes fueron expulsados de la presencia de Dios. Los ángeles rebeldes no poseen la verdad, sino la mentira. Los ángeles rebeldes quieren que los hombres se alejen de Dios. Pero no os asustéis. Dios es el todopoderoso y no hay otro más fuerte que Él. Si estamos con Él, nada hemos de temer, "ningún mal temeré, porque tú vas conmigo" (Sal 23,4).

AdjuntoTamaño
2006_4_dinamica.doc54 KB