Skip to main content
Tu valoración Promedio (1 vote)

Objetivos

Intentar definir el pecado. Aprender que el pecado es una ofensa a Dios y una falta contra el amor que le debemos a Dios y al prójimo. El pecado nos aleja de Dios.

Reflexión

Sabemos que el pecado existe, pero no sabemos exactamente qué es el pecado. Hace casi 80 años, apareció el primer televisor, que solo emitía imágenes en blanco y negro. A mi pueblo tardó en llegar este invento del hombre. Mi abuelo había oído que existía, que era una caja con algo parecido a un cristal por delante, en el que se podía ver y oír a personas que estaban muy lejos. Y también se podían ver películas como en el cine. Y que funciona con la luz eléctrica como las bombillas y con unas antenas. Mi abuelo no comprendía exactamente qué era eso de la tele. Nosotros tampoco podemos comprender bien qué es el pecado. Pero sabemos que existe y que no es bueno.

Cada uno va a dar una definición de pecado. Elegid una de las siguientes palabras y haced con ella una definición de pecado.

   - OFENSA
   - DESOBEDIENCIA
   - RECHAZO
   - FALTA

El pecado es una ofensa a Dios. El rey David (del Antiguo Testamento) decía a Dios: Contra ti, contra ti solo he pecado, lo malo a tus ojos cometí" (Sal 51,6).

El pecado es una desobediencia a Dios, a sus mandatos, a su voluntad. Algunos de estos mandatos los dio Dios a su pueblo Israel por medio de Moisés. "Moisés convocó a todo Israel y les dijo: Escucha, Israel, los preceptos y las normas que yo pronuncio hoy a tus oídos. Apréndelos y procura ponerlos en práctica [...] Yo soy Yahvé tu Dios, que te he sacado del país de Egipto, de la casa de servidumbre. No tendrás otros dioses fuera de mí [...]" (Dt 5,1.6). Este es el primero de los 10 mandamientos que se narran y que siguen siendo válidos hoy (porque la Palabra de Dios es verdadera ayer, hoy y siempre).

El pecador deja de reconocer a Dios como Dios. Nos empuja a ser ‘como dioses’, a pretender conocer y determinar el bien y el mal. Así fue el primer pecado que veremos más adelante (Gn 3,5).

El pecado es un rechazo del amor infinito de Dios. Dios es amor, le gusta y quiere amarnos, quiere darnos dones, quiere darnos sus bendiciones... El hombre pecador prefiere el amor de las criaturas (de los hombres) y desprecia el amor de Dios y sus dones. Así, el pecador se aleja de Dios.

El pecado es una falta contra la razón, contra la verdad, contra la conciencia recta; es una falta contra el amor verdadero que Dios nos tiene y es una falta contra el prójimo.

El pecado, decía San Agustín, es "una palabra, un acto o un deseo contrario a la ley eterna".

El pecador no quiere ofender a Dios directamente. Pero es atraído por las cosas, personas, situaciones que tiene cerca y que aparentemente le van a proporcionar bienestar y felicidad. Entonces, el hombre decide hacer su voluntad y disfrutar de ese placer, antes que obedecer a Dios. Os pongo un ejemplo que le sucedió al rey David. " Un atardecer se levantó David de su lecho y se paseaba por el terrado de la casa del rey cuando vio desde lo alto del terrado a una mujer que se estaba bañando. Era una mujer muy hermosa. [...] David envió gente que la trajese; llegó donde David y él se acostó con ella" (2 S 11,2.4) Aquí David fue seducido por una mujer (que ya estaba casada) y se acostó con ella, haciendo lo que no era del agrado de Dios. Poned vosotros ejemplos de cosas que os seducen que no son del agrado de Dios (insultar a ese compañero, mentir a mis padres, enrollarme con esa chica, ...). Esta forma de actuar nos aleja de Dios. "Vuestras faltas os separaron a vosotros de vuestro Dios, y vuestros pecados le hicieron esconder su rostro de vosotros para no oír." (Is 59,2-3)

AdjuntoTamaño
2006_3_dinamica.doc30.5 KB