Skip to main content
Tu valoración Promedio (2 votos)

Objetivos

Los videojuegos se han introducido en muchos hogares. Conviene descubrir qué tiempo dedicamos a los videojuegos, qué argumento tienen, qué personajes intervienen... y si nos ayudan y convienen.

Reflexión

¿Quién ha jugado alguna vez con el ordenador o la videoconsola?[...] Seguro que todos. ¿Os gusta? [...] ¿Es vuestro juguete favorito? [...] ¿Cuántas horas jugáis? [...] ¿Quién elige los juegos que tenéis?[...]

Conviene que aprendamos a usar los videojuegos correctamente y a distinguir qué juegos me convienen. No todo lo que el mercado vende es bueno, no todo me ayuda a ser un buen cristiano.

En los juegos de ordenador no somos un espectador que observa lo que ocurre en la pantalla (como en la televisión), somos parte del juego, somos los protagonistas, los que establecemos un diálogo para dar órdenes y recibir información a través de imágenes, sonidos y del teclado o mando.

El juego nos atrae, nos engancha gracias a:
   - las imágenes en tres dimensiones
   - la rapidez en las respuestas a nuestras acciones (por ejemplo con las flechas de movimiento del teclado, el protagonista avanza rápidamente en la dirección que le indiques)
   - los argumentos
   - la sensación de poder y control de que disfruta el jugador al ser el dueño del mundo virtual que presenta el juego. En algunos juegos, el jugador elige qué tipo de personaje quiere ser, elige los diferentes caminos que hay para llegar a un final. Puede ir hacia atrás y cambiar de camino,...
   - por la competitividad. A veces se valora demasiado el éxito del protagonista, lo más importante es ser el número uno, ganar utilizando cualquier medio (bueno o malo). Esto es contradictorio a lo que nos dice la Palabra de Dios, que nos habla de la humildad, del servicio y de no obrar el mal: "revestios todos de humildad en vuestras mutuas relaciones, pues Dios resiste a los soberbios y da su gracia a los humildes." (1 P 5,5)

Existen muchos tipos de juegos. Los primeros en aparecer fueron el "comecocos", "el busca minas", "el solitario",... luego con el avance de la tecnología han aparecido otros juegos que podemos clasificar en:
   - Juegos de estrategia: El jugador debe encontrar el camino para resolver un enigma o alcanzar un objetivo a través de pistas y su ingenio
   - Juegos de deportes: de carreras de coches o de motos, de partidos de fútbol o de baloncesto, de artes marciales y lucha,...
   - Juegos de simulación: simuladores de juegos de mesa, de cartas, de vuelo de un avión, de control de robots y los últimos sobre simuladores sociales, donde el jugador crea y controla una comunidad de personas, una familia...
   - Juegos basados en películas de éxito
   - ....

El peligro de estos juegos está en el tiempo que les dedicamos, en si nos quitan la concentración para estudiar, para orar, para dormir... Si son una excusa para evitar relacionarnos con los demás. Si sustituyen nuestras actividades deportivas, nuestras salidas al aire libre,...

Otro peligro de estos juegos está en el argumento y los personajes. No nos ayudan los juegos con violencia, con sexo, con palabrotas, con mentiras, con avaricia... Son contrarios a la Palabra de Dios los juegos donde intervienen las brujas, los demonios, las maldiciones, la reencarnación... "Dícele entonces Jesús: ‘Apártate, Satanás, porque está escrito: Al Señor tu Dios adorarás, y sólo a él darás culto.’ " (Mt 4,10)

Tampoco nos ayuda jugar con personajes que tienen dos caras, una buena y otra mala. Dios nos llama a ser siempre buenos. "No te dejes vencer por el mal antes bien, vence al mal con el bien." (Rm 12,21) Ante la duda de si un juego nos conviene o no, preguntad a vuestros padres o educadores.

Además de los juegos para entretener y divertir, existen también juegos con la intención de educar y aprender. Juegos para el aprendizaje de las matemáticas, de la historia, de personajes,... Los juegos desarrollan habilidades para la resolución de problemas, para la toma de decisiones, para la búsqueda de información, la organización,...

Jugad con moderación, buscando siempre el juego apropiado según los criterios de la Palabra de Dios y según nuestra madurez.

AVISO
Con el tema de esta semana os decimos "hasta luego" esperando volver de nuevo en el mes de Septiembre próximo, si Dios quiere. A todos: gracias por vuestra amabilidad al aceptar nuestra página semanal y vuestras oraciones. Que el Señor os colme de bendiciones y bendiga a todos.

AdjuntoTamaño
2005_32_dinamica.doc67 KB