Skip to main content
Tu valoración Promedio (15 votos)

Objetivos

Aprender y poner en práctica algunos consejos para el uso de Internet. Bien aprovechada, Internet, es útil para nuestra formación y es también una herramienta para la extensión del Reino de Dios.

Reflexión

Hoy vamos a ver diferentes consejos para el uso ordenado de Internet.

Navegar por Internet es estar en una constante actividad de búsqueda. Esto hace que estemos atentos y despiertos, somos un sujeto activo y no un sujeto pasivo (como cuando vemos la televisión). El lado menos favorable de la actitud activa de búsqueda consiste en que nunca tenga fin. Cualquier contenido en Internet es, en sí mismo, información final y llave para ir a otros sitios. ¿Qué ocurre entonces? [...] Que vamos dando saltos de una página a otra, tenemos diferentes páginas abiertas a la vez, otras páginas de publicidad que se abren solas y todo a gran velocidad. Esto no favorece mucho la reflexión y además casi siempre terminamos en otro sitio distinto al que queríamos llegar. Un buen consejo es:
   - Navegar con un rumbo determinado, como un barco que sale de un puerto para llegar a otro; si no lo hacemos, nos perderemos y apareceremos en otro puerto. Tener muy claro qué información deseamos obtener y no detenernos en otras cosas.
   - Saber de qué tiempo se dispone y ponerse un tiempo máximo de recorrido, porque las horas pasan muy rápido navegando y además suponen un coste económico.
   - Fijar unas horas concretas para el uso de Internet.
   - Vimos en el curso pasado que el tiempo es un regalo de Dios y que hay que aprender a aprovecharlo bien (tema 32 del curso 2003-2004), por ello es importarte optimizar el tiempo en el uso de Internet y no detenernos en información no importante e incluso perjudicial para nosotros. "Mirad atentamente como vivís; que no sea como imprudentes sino como prudentes; aprovechando bien el tiempo presente" (Efesios 5, 15-16)

Si tienes ordenador en casa, ¿en qué lugar de la casa está? [...] El ordenador no debería estar en nuestra habitación (donde nuestros padres no nos ven), porque entonces nos será más difícil vencer la tentación que nos viene de utilizarlo fuera de las horas establecidas, de no apagarlo a su tiempo, de bucear por páginas "prohibidas",... El ordenador debe estar en una zona común de la casa.

El uso de Internet no tiene que sustituir o hacernos olvidar nuestras relaciones familiares o con los amigos, nuestras tareas escolares, nuestro tiempo de oración, nuestras actividades al aire libre, nuestras actividades deportivas,... Todo eso es importante para ir madurando, para cuidar nuestro cuerpo, nuestra alma y nuestro espíritu. Por ejemplo: Una postal virtual para felicitar el cumpleaños a nuestro mejor amigo está bien, pero no puede sustituir a una felicitación personal. La catequesis que tenemos los sábados por la tarde tampoco puede ser sustituida por una "sentada" de navegar por Internet.

No caer en algunas de las trampas más comunes en Internet: dar datos personales o familiares, responder a mensajes de origen desconocido, concertar citas con personas conocidas en Internet, etc. "Mirad que nadie os engañe" (Mt 24,4-8)

¿Habéis realizado algún trabajo para presentar en el colegio? [...] ¿De dónde obtenéis la información? [...] Nos hemos vuelto unos expertos del arte de "copiar y pegar". Algunos trabajos que se entregan en el colegio son copia de alguno sacado de Internet (con alguna pequeña modificación para que no se note mucho). Hay páginas de Internet, como "El rincón del vago" en España, especializadas en apuntes, trabajos, exámenes, prácticas... para alumnos de enseñanzas medias y superiores. No seáis vagos y perezosos, esforzaos en hacer bien vuestro trabajo. "El deseo del perezoso le lleva a la muerte, porque sus manos rehúsan el trabajo" (Pr 21,25)

Para nosotros el ordenador es una máquina que conocemos y manejamos, pero para muchos de nuestros padres es un invento desconocido que les cuesta utilizar. Por eso podemos enseñar a nuestros padres y hermanos a utilizar el ordenador y todas sus herramientas (como Internet). También nosotros debemos dejarnos enseñar por nuestros padres y educadores, porque todavía no sabemos bien lo que nos conviene.

Poder utilizar Internet es un privilegio y deberíamos estar agradecidos por ello. En Internet podemos leer estas páginas que nos ayudan a ser mejores discípulos de Jesús, podemos leer la Biblia, etc. Internet es un medio para evangelizar, para anunciar la Buena Nueva a TODOS los hombres y darle gloria a Dios."La gloria de mi Padre está en que deis mucho fruto, y seáis mis discípulos" (Jn 15,8)

AdjuntoTamaño
2005_31_dinamica.doc65.5 KB