Skip to main content
Tu valoración Promedio (16 votos)

Objetivos

Continuamos el bloque de temas sobre los medios de comunicación que comenzamos el curso pasado. Tratamos del uso de nuestra palabra como medio de comunicación con los demás, de la televisión y de los anuncios publicitarios que nos rodean (temas del 25 al 30 del curso 2003-2004). Hoy vamos a examinar el uso que hacemos del teléfono.

Reflexión

El hombre ha ido desarrollando formas de comunicación que permitieran enviar un mensaje de una persona a otra. Primero con palomas mensajes, luego con cartas escritas a mano que los carteros llevaban hasta el destino, luego con telégrafos con el lenguaje Morse,... Damos un salto a nuestro siglo y ¿cuáles son los medios que conocéis para hacer llegar un mensaje a una persona? Una carta, el teléfono fijo, el teléfono móvil, un correo electrónico,...

El teléfono es un gran invento que los hombres, con la inteligencia que Dios les ha dado, han alcanzado. El teléfono ha supuesto un gran avance en las comunicaciones entre las personas y ha entrado a formar parte de todos los hogares. El teléfono no es ni malo ni bueno, es el uso que de él se hace lo que es bueno o malo. Recordar la Palabra de Dios: "Todo es lícito, mas no todo es conveniente. Todo es lícito», mas no todo edifica". (1 Cor 10,23)

Para examinar el uso que hacemos del teléfono, respondemos a estas preguntas:

  • ¿Tienes teléfono en casa?
  • ¿Cuántos teléfonos tienes?
  • ¿Cuántas veces llamas por teléfono al día?
  • ¿A quién llamas por teléfono?
  • ¿Para qué?
  • ¿Cuánto tiempo duran tus llamadas telefónicas?

Entre todos vamos a realizar una lista de buenos y malos usos que podemos darle al teléfono.

Buen uso

  • Quedar con los amigos a una hora determinada
  • Llamar al médico para pedir hora de visita
  • Dar una noticia
  • Avisar a tus padres de que saldrás más tarde del colegio
  • Hablar con alguien que te necesita o que está enfermo
  • Felicitar un cumpleaños
  • Comunicarte con alguien que vive lejos de tu ciudad
  • Obtener información del tiempo, del estado de las carretas, ...
  • Solicitar un servicio técnico si se ha estropeado la lavadora
  • Llamar a los bomberos o a la policía
  • ...

Mal uso

  • Estar mucho tiempo hablando cosas innecesarias
  • Hablar con alguien que vas a ver dentro de un momento o que acabas de ver.
  • Gastar bromas marcando teléfonos desconocidos
  • Llamar para saber lo que dice tu horóscopo
  • Llamar a programas de la televisión que no defienden la verdad
  • Llamar a teléfonos que ofertan amigos, placer, fiesta,...
  • ...

La Palabra de Dios nos dice: "No os acomodéis al mundo presente, antes bien transformaos mediante la renovación de vuestra mente, de forma que podáis distinguir cuál es la voluntad de Dios: lo bueno, lo agradable, lo perfecto" (Rm 12,2). No nos acomodemos a lo que hacen los demás, porque no todo es bueno para nosotros los Hijos de Dios. No es agradable a Dios buscar las amistades en lugares desconocidos a través del teléfono, donde cada minuto de llamada cuesta mucho dinero, donde se puede falsear la identidad de la persona, se puede mentir, engaña ... También tenemos que aprender a medir el tiempo que utilizamos en nuestras conversaciones telefónicas, porque suponen un dinero, porque pueden ser conversaciones sin diálogo verdadero, porque puede que haya otra forma mejor de aprovechar el tiempo.

Pidamos al Espíritu Santo que nos dé sabiduría para utilizar correctamente todo lo bueno que nos rodea.

AdjuntoTamaño
2005_27_dinamica.doc71.5 KB