Skip to main content
Tu valoración Promedio (24 votos)

Objetivos

A esta edad son muy importantes los amigos y tiene mucha influencia en ellos, en su forma de comportarse, de actuar, en sus gustos, aficiones... Aprender a descubrir si las amistades nos causan "buena" o "mala" influencia.

Reflexión

Hay muchas cosas que nos influyen; nos dejamos llevar por las modas, de los programas que vemos en la televisión, de la música que escuchamos, de lo que nos dicen nuestros padres, ... y de los amigos.

¿Qué es un amigo? [...] Dice el diccionario que es una persona con la que se tiene un afecto personal, puro y desinteresado. Una persona con la que existe una relación estrecha y de mucha confianza.

¿Tenéis amigos? [...] Con un amigo compartimos nuestras aficiones, nuestras alegrías, nuestras penas, nuestras ilusiones, nuestros sueños, nuestros problemas, ... Con un amigo hablamos de muchas cosas, también de Dios y de su Palabra.

Los amigos son importantes, pero hay que tener cuidado al elegir nuestros amigos. Dice la Palabra de Dios "Amigo soy de los que te temen y observan tus ordenanzas" (Sl 119,63). Quiere decir que busquemos como amigos a aquellos que cumplen la Palabra de Dios.

El buen amigo es un tesoro. "El amigo fiel es un apoyo seguro, quien lo encuentra, ha encontrado un tesoro. El amigo fiel no tiene precio, su valor es incalculable. El amigo fiel es un elixir de vida, los que temen al Señor lo encontrarán. El que teme al Señor orienta bien su amistad, porque, según sea él, así será su amigo" (Si 6, 14-17) Según esta cita de la Palabra de Dios merece la pena tener un buen amigo. Pero para poder tener buenos amigos, primero hay que ser buen amigo.

Todos tenemos un buen amigo, el mejor. ¿Quién es? [...] Jesús, El nos dijo "a vosotros os he llamado amigos" (Jun 15,15). El nos enseñó cómo tiene que ser un buen amigo: servicial, generoso, fiel, sincero (no miente), paciente, que perdona , que comparte, que trata al amigo con igualdad (no creyéndose superior), que no critica .... Hay muchos textos que hacen referencia a estas cualidades: "Nada hagáis por ambición, ni por vanagloria, sino con humildad, considerando a los demás como superiores a uno mismo, sin buscar el propio interés sino el de los demás." Flp 2, 3-4. "Revestios de ... paciencia, soportándoos unos a otros, y perdonándoos mutuamente, si alguno tiene queja contra otro." (Col 3, 12-13)

Nos sucede que nos rodean muchos amigos. Unos son "buenos amigos" , nos llevan a obrar el bien, nos acercan a Dios y tratan de tener las cualidades que acabamos de nombrar. Otros, son "malos amigos" que nos llevan a obrar el mal, a alejarnos de Dios. Los amigos condicionan nuestras opiniones y actuaciones. Por ejemplo:
- Si un amigo nos dice: "me he comprado un juego de ordenador que es genial, es muy divertido, tiene 10 niveles, efectos especiales, tiros, ..." Probablemente me apetezca comprármelo aunque luego no me guste o potencie valores contrarios a los de la Palabra de Dios.
- Si todos mis amigos tienen móvil, ¿yo también quiero un móvil?
- Un sábado noche, es la hora de regresar a casa. Pero nuestros amigos insisten: "vamos a jugar un rato más a los futbolines, que la noche es muy larga y nuestros padres no se enteran". ¿Yo también lo hago?
- Si un amigo nos dice : "mañana es Domingo , ¿iremos a la celebración del Domingo? ". Esto me animará e iré.

Tenemos que aprender a distinguir qué influencias son buenas y cuales son malas para nosotros como cristianos. Una vez que sepamos distinguirlas, tenemos que rechazar las malas influencias, aunque no hay que rechazar a las personas , sino sus actuaciones.

AdjuntoTamaño
2005_26_dinamica.doc390.5 KB