Skip to main content
Tu valoración Promedio (13 votos)

Objetivos

Continuamos descubriendo cómo construir nuestra familia. Además, Dios nos promete grandes bendiciones si cumplimos el mandamiento de honrar y respetar a nuestros padres.

Reflexión

Como hijos que somos, nos corresponden unos deberes en relación con nuestros padres. En el tema pasado vimos algunos:

  • Dar gracias a Dios por nuestros padres
  • Perdonarles
  • Obedecerles
  • Escuchar sus enseñanzas
  • Honrarles

Algunas veces nos quejamos de nuestros padres, nos gustaría que fueran de otra forma, que nos trataran de otra forma,... pero alguna vez hemos pensado ¿soy yo un hijo "perfecto"? ¿Estoy cumpliendo mis deberes como hijo? ... Dice la Palabra de Dios que vemos antes la paja en el ojo ajeno que la viga en el nuestro (cf Mt 7,3). Quiere decir que vemos los defectos de nuestros padres y no vemos los nuestros, que son mayores.

Hay más aspectos que nos ayudarán a construir una familia santa, como Dios la quiere:

Orar por ellos. Pide a Dios por tus padres, que Dios les de un Espíritu de Sabiduría para educar y aconsejar a sus hijos, que sepan ejercer la autoridad de forma correcta, que el amor de Dios llene sus corazones y desde este amor amen a sus hijos,....

Comunicación. Escuchar a nuestros padres y hablar con nuestros padres. Comparte con ellos tus sentimientos, tus penas, tus alegrías, tus sueños,... Cuéntales sobre tus actividades, tus amistades,... Por ejemplo: el triunfo de la competición deportiva, el examen que has aprobado, la canción que has escuchado que no te ha gustado, el chico o la chica que te cae bien,... Una buena comunicación nos permitirá conocernos y comprendernos mejor.

No causarles tristeza. Que no se enfaden por nuestra culpa. "Hijo, cuida de tu padre en su vejez, y durante su vida no le causes tristeza." (Si 3, 12). Puede ocurrirnos que para manifestar enfado o desacuerdo con nuestros padres, hacemos aquello que más tristeza les produce, que más les molesta. Pensamos: "tú me has hecho esto, pues ahora prepárate que yo te hago otra". Esto no está bien.

Cuidar a nuestros padres cuando sean mayores y tener paciencia con ellos si pierden la memoria o no saben lo que dicen. "Aunque haya perdido la cabeza, sé indulgente con él, no le desprecies, tú que estás en la plenitud de tus fuerzas". (Si 3,12-13)

Y si hacemos todas estas cosas, Dios nos bendecirá. Estas son sus bendiciones:

  • "Honra a tu padre y a tu madre, como te lo ha mandado el Señor tu Dios, para que se prolonguen tus días y seas feliz en la tierra que el Señor tu Dios te da." (Dt 5, 16) Dios nos dice que seremos felices y que viviremos más días.
  • "Quien honra a su padre expía sus pecados, quien respeta a su madre acumula tesoros. Quien honra a su padre recibirá alegría de sus hijos, y cuando rece, su oración será escuchada. Quien respeta a su padre tendrá larga vida" (Si 3, 3-6). En resumen, Dios promete frutos espirituales (tu oración será escuchada) y frutos materiales (tesoros).

 

AdjuntoTamaño
2005_24_dinamica.doc173.5 KB