Skip to main content
Tu valoración Promedio (15 votos)

Objetivos

Comenzamos un bloque de temas sobre nuestras relaciones dentro de la familia, con nuestros padres y hermanos. La familia es un precioso don de Dios, una comunidad de vida y amor, nuestra mejor escuela. Aprender nuestros deberes como hijos en relación a nuestros padres.

Reflexión

¿Qué tal te llevas con tus padres? ¿Estás contento con ellos? [...] (Las respuestas será positivas o negativas). No, porque me castigan, porque me obligan a estudiar, porque no me dejan comer chucherías, porque no me dejan hacer lo que yo quiero, porque son muy aburridos, porque no me quieren... Sí, porque me quieren, porque me cuidan, porque me dejan ir con mis amigos, porque me enseñan, ...

Recuerda que la razón de tu existencia es el amor de Dios y el amor de tus padres: como ellos se quisieron, tú naciste. Dios te ha puesto en una familia, con unos padres y hermanos, y es responsabilidad de todos mantener y cuidar la familia. La familia es una comunidad de personas fundada por el amor, que vive y crece por el amor. La familia es un gran regalo de Dios. La familia es un lugar de formación, de servicio y de participación en la sociedad. La familia es nuestra mejor escuela moral y espiritual. Tenemos que luchar cada día en construir nuestra familia porque hay muchas fuerzas que quieren destruirla.

¿Queréis mantener vuestra familia? [...] Sí, pues empecemos por mejorar las relaciones con nuestros padres.

Hay veces que pensamos: "estoy harto de mis padres", "no me comprenden", "no me dejan hacer lo que yo quiero",... pero lo hacen por tu bien, te educan lo mejor que pueden y saben. Mira todo lo que hacen por ti; te alimentan, te visten, te llevan a la escuela, te leen y explican la Palabra de Dios, oran por ti, te animan, ... y te quieren. Por todo esto tenemos que dar gracias a Dios, y decirles "gracias papá" o "gracias mamá". "En todo dad gracias, pues esto es lo que Dios, en Cristo Jesús, quiere de vosotros" (1 Ts 5,18). Y si en algo te han hecho daño: tenemos que perdonarlos. "Como el Señor os perdonó, perdonaos también vosotros" (Col 3,13).

Los padres deben cumplir sus deberes dentro de la familia y nosotros, los hijos, debemos cumplir los nuestros. ¿Qué deberes tenemos? Los encontramos en la Palabra de Dios.

Dios nos dice que debemos obedecer a nuestros padres. "Hijos, obedeced en todo a vuestros padres, porque esto es grato a Dios en el Señor" (Col 3,20) . Obedecer cuando nos dicen que hay que estudiar, comer, dormir, hablar sin decir palabrotas ni mentiras, apagar la televisión, no fumar,... Fijaos en Jesús, vivió "sujeto a sus padres" (Lc 2, 51) José y María. Jesús también obedeció a su Padre Dios, hizo todo lo que Él le mandaba, incluso dio su vida en la cruz por nosotros.

Nuestros padres nos enseñan a comportarnos bien, a ser educados, a ayudar en casa, a ser responsables , a amar ,... También nos enseñan que Dios nos ama, nos explican su Palabra, ... Nuestro deber es escuchar su enseñanza y ponerla en práctica. "Hijos míos, escuchad los consejos de vuestro padre, ponedlos en práctica y os salvaréis". (Si 3, 1) "Hijo mío, observa las órdenes de tu padre y no desprecies las enseñanzas de tu madre" (Pr 6,20)

Dios nos dice que debemos honrar a nuestros padres. Hijos, obedeced a vuestros padres en el Señor; porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, tal es el primer mandamiento que lleva consigo una promesa: Para que seas feliz y se prolongue tu vida sobre la tierra." (Ef 6,2-3). ¿Qué es honrar? Es respetar, es expresar buena opinión o fama de alguien. "Honra a tu padre con todo tu corazón, y no olvides los dolores de tu madre. Recuerda que gracias a ellos has nacido, ¿cómo les pagarás lo que han hecho por ti?" (Si 7,27-28) "Honra a tu padre de palabra y obra, para que su bendición llegue hasta ti". (Si 3,8). Debemos respetar a nuestros padres con nuestras palabras y nuestras obras, no hablar mal de ellos, no ridiculizarlos, no burlarnos de ellos.

Continuaremos la próxima semana, pero comencemos poniendo en práctica lo que hoy hemos aprendido. Nuestros padres se van a llevar una gran sorpresa y alegría, y nuestro Padre Dios también.

AdjuntoTamaño
2005_23_dinamica.doc54.5 KB