Skip to main content
Tu valoración Promedio (143 votos)

Objetivos

Dios es todopoderoso. Su poder es absoluto, alcanza a todas las criaturas. Nada es imposible para Dios. Dios otorgó poder al hombre, que fue creado a su imagen y semejanza.

Reflexión

Cada semana vamos añadiendo a Dios un nuevo atributo. La lista va creciendo y ya se está haciendo bastante larga. Entre todos vamos recordar todo lo que hemos aprendido: Dios es...
- Es Padre
- Es el creador de todas las cosas
- Es amor y nos ama
- Es sabio, lo sabe todo
- Está en todas partes, es omnipresente
- Es fiel
- Es eterno
- Es santo

Hoy vamos a verlo como Todopoderoso. Esta cualidad es fácil de comprender. Significa que Dios lo puede todo. Nada hay imposible para Dios. Puede hacer lo que quiere, cuando quiere y como quiere, siempre que sea moralmente posible – no puede por ejemplo hacer el mal, porque Dios es bueno.

Los hombres tenemos un poco de poder, porque Dios nos lo ha dado, ya que nos hizo a su imagen y semejanza. Por ejemplo: tenemos poder sobre las plantas, sobre los animales, sobre las cosas, poder para ser fecundos y multiplicarnos y llenar la tierra (Ver Gn 1,28). Pero ¡cuidado!, hay que usarlo para hacer el bien.

El que tiene TODO el poder es Dios. Pensad en algo que sea imposible para los hombres:
- Derribar una montaña
- Hacer un camino en medio del mar
- Conseguir comida de la nada
- ...

Parece imposible, pero para Dios no lo es. Dice Job en el Antiguo testamento "Sé que eres todopoderoso: ningún proyecto te es irrealizable" (Jb 42,2).

Dice Dios por boca del profeta Isaías: "Derribaré montes y cedros, y todo su césped secaré; convertiré los ríos en tierra firme y las lagunas secaré." (Is 42,15-16). Así que Dios puede derribar un monte.

Escuchad lo que hizo Dios para salvar a su pueblo Israel: "Y el Señor hizo soplar durante toda la noche un fuerte viendo del Este que secó el mar, y se dividieron las aguas. Los israelitas entraron en medio del mar a pie enjuto, mientras que las aguas formaban muralla a derecha e izquierda." (Ex 14,21-22). Así que Dios También puede hacer un camino entre las aguas del mar por el que caminar.

Más aún, Dios hizo llover pan del cielo para que su pueblo tuviera alimento para comer: "El Señor dijo a Moisés: ‘Mira, haré llover pan del cielo para vosotros; el pueblo saldrá cada día a recoger la ración cotidiana’" (Ex 12,4).

Es bueno reconocer en los acontecimientos de nuestra vida el poder de Dios. Estad atentos y lo veréis. Pero no vale utilizar a Dios de excusa, por ejemplo: "Dios es todopoderoso y hará que apruebe el examen de matemáticas". Sí, Dios es poderoso pero no hace lo que nosotros tenemos que hacer. A mí me corresponde estudiar con todas mis fuerzas, y entonces puedo esperar la ayuda de Dios.

Al descubrir el poder de Dios, nuestra respuesta deber ser de admiración, de alabanza, porque tenemos por Dios al Poderoso, al Fuerte y Valeroso. Con el Salmo 104, podemos orar a Dios reconociendo su poder, su fuerza, su grandeza. " ¡Bendice, alma mía, al Señor! ¡Señor, Dios mío, qué grande eres! Vestido de esplendor y majestad "(Sal 104,1).

AdjuntoTamaño
2005_10_dinamica.doc667.5 KB