Skip to main content
Tu valoración Promedio (4 votos)

Objetivos

Descubrir que el tiempo es un regalo que Dios nos ha dado. Tenemos que valorar este regalo que Dios nos da cada día y aprender a darle gracias, aprovecharlo correctamente y hacerlo producir.

Reflexión

Dios nos ha regalado muchas cosas. ¿Qué nos ha regalado? [...] La vida, unas piernas para correr, unos pulmones para respirar, inteligencia, unos padres y hermanos, .... Y a su Hijo Jesús , que murió para el perdón de nuestros pecados y la vida eterna.

Hoy vamos a ver un regalo en el que probablemente nunca hemos pensado: "el tiempo". El tiempo es algo que no se ve, no se oye, no se siente, pero está ahí, se puede contar y es muy importante. ¿Cómo contamos el tiempo? En segundos, minutos, horas, días, meses, años,... ¿Hace cuántos años nacimos? [...] Ése es el tiempo que llevamos vivos en la tierra.

El tiempo es un regalo. ¿Qué decís cuando os hacen un regalo?[...] Gracias, muchas gracias, es muy bonito, me gusta mucho,... De igual forma tenemos que agradecer a Dios tener tiempo. "Él ha hecho todas las cosas apropiadas a su tiempo; y también ha puesto el conjunto del tiempo en sus corazones" (Qo 3,11) Dios ha puesto el tiempo en nuestro corazón. Algo querrá que hagamos con él.

El tiempo es un regalo, es un tesoro. ¿Qué hacéis con un tesoro?[...] ¿Lo tiráis a la basura, lo arrinconáis en el armario? ¿Os quejáis porque no sabéis que hacer con él? No, seguro que a todos se nos ocurrirían muchísimas cosas para emplearlo. Pues el tiempo es igual, es un tesoro que Dios nos regala cada día y hay que aprovecharlo. No vale decir "me aburro" o "no se qué hacer", hay muchas formas de emplear el regalo del tiempo.

El tiempo es un regalo, es un talento que Dios nos ha confiado. Y los talentos hay que ponerlos a producir. Por ejemplo, la inteligencia es un talento y todos los días vamos al colegio donde aprendemos, y hacemos producir la inteligencia. También el tiempo hay que ponerlo a producir. No hay que dejar que pase sin aprovecharlo. Al final, Dios recompensará a los que usan correctamente el tiempo y dan frutos. Dice en Mateo 24,22-24: "Llegándose también el de los dos talentos dijo: `Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes otros dos que he ganado.' Su señor le dijo: `¡Bien, siervo bueno y fiel! ; en lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor'". En el próximo tema veremos cómo aprovechar y poner a producir el tiempo.

El tiempo es un regalo. Imaginad que alguien os regala un perro chiquitín, un cachorro. ¡Qué ilusión!. Es un perrito saltarín y juguetón. También nos tendrían que regalar un collar, porque si no se nos escaparía cada vez que lo sacáramos a pasear. El tiempo, el regalo de Dios, es saltarín y tiene tendencia a perderse y escaparse. "El tiempo corre de la mañana a la tarde, y todo pasa veloz delante del Señor" (Si 18,26) ¿A quién se le ha escapado alguna vez el tiempo? [...] Poned ejemplos. Muchas veces decimos: "¡No he tenido tiempo de hacer... !" o "!se me ha pasado la mañana del sábado y no he hecho nada!". Al tiempo, como al perrito, hay que ponerle un collar para que no se escape. ¿Y cuál es ese collar que nos ha regalado Dios junto con el tiempo? [...] A ver, que es muy fácil. Pues nuestra fuerza de voluntad, nuestro sentido común, nuestra capacidad para organizarnos. Porque al tiempo, como al cachorro, podemos amaestrarlo y no dejar que se nos escape y que haga lo que quiera.

Por ejemplo: ¿Cuántos días, al llegar la noche, hemos visto que no hemos tenido tiempo de hablar con Jesús, ni de leer su Palabra? De esta manera, han pasado dos cosas:

- Se me ha escapado el perrillo del tiempo.
- A Jesús, que me quiere tanto, le he dado plantón.