Skip to main content

29. La televisión, ¿de verdad me influye?

Tu valoración Promedio (1 vote)

Objetivos

Descubrir que la televisión nos influye al igual que lo hacen nuestros padres, amigos,... Hay que cuidar esta influencia, no sea que no nos deje crecer como verdaderos discípulos de Jesús.

Reflexión

Cuando decimos que algo nos influye, ¿qué significa?. Pues que una persona o cosa produce ciertos efectos sobre nosotros. Esos efectos pueden ser negativos o positivos. Por ejemplo: el humo de los coches influye aumentando la contaminación. En este caso el efecto es negativo.

¿Qué personas o cosas crees que te influyen? [...] Mis padres, profesores, amigos, la moda,.... ¿y la televisión?. Por ejemplo:

- Tus amigos: Lo que te dicen, te anima o te entristece. Lo que ellos hacen, tú lo imitas o no, lo apruebas o no. Lo que dicen o hacen tus amigos no te da igual, te influye.
- Tus padres: influye en ti su profesión, el tiempo que te dedican, si creen o no en Jesucristo,....
- La moda: si se llevan los vaqueros elásticos acampanados, llevo esos vaqueros y no los estrechos al tobillo.

Imaginad una planta. Le influye si está en un lugar con luz o sin luz. Con luz, tendrá un buen color, sin ella, no. Le influye si la riegas o no. Con agua tendrá alimento y crecerá, sin agua, se secará. Nosotros somos como una planta, que todo nos influye. Según sea lo que nos influye creceremos como una planta fuerte, sana y bonita, o no. Dice la Palabra de Dios: "Salió un sembrador a sembrar. Y al sembrar, unas semillas cayeron a lo largo del camino; vinieron las aves y se las comieron. Otras cayeron en pedregal, donde no tenían mucha tierra, y brotaron enseguida por no tener hondura de tierra; pero en cuanto salió el sol se agostaron y, por no tener raíz, se secaron. Otras cayeron entre abrojos; crecieron los abrojos y las ahogaron. Otras cayeron en tierra buena y dieron fruto, una ciento, otra sesenta, otra treinta. " (Mt 13,4-9). Las semillas sin tierra ni raíces se secaron, las semillas con muchas hierbas malas alrededor se ahogaron. Solo las semillas plantadas en tierra buena dieron fruto. Nosotros, queremos ser la semilla que tiene como raíz —como influencia— los criterios de la Palabra de Dios para no ahogarnos, ni secarnos. Así creceremos como discípulos de Jesucristo.

Podemos pensar: " ¡A mí no me influye la televisión!" . ¿Seguro? [...] En la dinámica tenemos unas preguntas para comprobar si de verdad me influye o no la televisión. Las preguntas son de tres tipos:

  1. 1. de cultura general
  2. 2. sobre la televisión
  3. 3. sobre la Palabra de Dios

Responderemos a las preguntas y contaremos las preguntas acertadas de cada uno de los tres tipos. Quizá comprobemos que nuestra cabeza está más llena de cosas de la televisión que de otras.

¿Qué puedo hacer para que no me influya la televisión?

- Apagar la televisión y emplear el tiempo en otras cosas (como hemos visto en los temas anteriores).

- formar nuestra conciencia con criterios verdaderos. El apóstol San Pablo nos dice: "Y no os acomodéis al mundo presente, antes bien transformaos mediante la renovación de vuestra mente, de forma que podáis distinguir cuál es la voluntad de Dios: lo bueno, lo agradable, lo perfecto." (Rm 12,2) Es decir que si trasformamos nuestra mente con criterios adecuados, podremos distinguir lo bueno de lo no bueno, lo perfecto y agradable a Jesús de lo que no lo es.

AdjuntoTamaño
2004_29_dinamica.doc33.5 KB