Skip to main content

28. La televisión, tú tienes el mando

Tu valoración Promedio (1 vote)

Objetivos

Descubrir que la televisión nos influye, y que su influencia es con mucha frecuencia contraria a la Palabra de Dios. Si queremos, podemos dejar de ver la televisión simplemente apagándola.

Reflexión

Continuamos el tema que iniciamos la semana pasada. La televisión y todo lo que vemos en ella. ¿Cómo ha ido la semana? [...] ¿Has podido apuntar todo lo que has visto en ella? [...] ¿Has tenido que usar varios folios para apuntar o con uno te ha sobrado? [...] Vamos a compartir lo que hemos escrito en nuestras hojas.

Sumar todas las horas que habéis visto la televisión en la semana. ¿Cuánto suman? [...] ¿6 horas o 10 horas o 16 horas? 16 horas, es como si pasáramos un día entero viendo la tele (porque si a las 24 horas del día le quitamos 8 horas para dormir, quedan 16), ¿no te parece demasiado?[...] Y si sumas las horas que dedicas al estudio en la semana, ¿cuánto suman?[...] ¿Más o menos que las de la televisión? Espero que más.

Pasamos a los aspectos positivos y negativos de la televisión. Cada uno lee los aspectos positivos. Aquí van unos ejemplos:

- conocer sucesos que ocurren en cualquier parte del mundo , aunque esté muy lejos.
- aprender diferentes habilidades de bricolaje, cocina, música,...
- Pasar un rato divertido con la familia o amigos, viendo una película (de las "buenas")
- ...

Después leemos los aspectos negativos. Por ejemplo:

En muchas películas o series:

- violencia de muchos tipos: peleas, suicidios, asesinatos, malos tratos,...
- racismo,
- infidelidades en los matrimonios,
- aprobación de parejas que no son hombre y mujer, sino hombre y hombre o mujer con mujer,
- desobediencias de los hijos a los padres,
- negación de la existencia de Dios y su amor,
- ....

también en muchos programas de entrevistas o del corazón descubrimos:

- envidias,
- críticas,
- vanidad ...

Todo estos aspectos negativos desagradan a Jesús y a su Padre Dios, y nosotros nos los "tragamos". ¿Por qué no le gustan a Jesús? Porque Jesús sabe que ese no es el camino de la felicidad de los hombres. Para que los hombres supiéramos cómo actuar nos dio unos mandamientos: "Honra a tu padre y a tu madre, para que se prolonguen tus días sobre la tierra que Yahveh, tu Dios, te va a dar. No matarás. No cometerás adulterio. No robarás. No darás testimonio falso contra tu prójimo. No codiciarás nada que sea de tu prójimo" (Ex 20,12-17).

El que pasa muchas horas viendo estos aspectos negativos, termina por verlos como la cosa más normal del mundo y acaba por acostumbrarse a ellos. Cuando te has acostumbrado, puede que los hagas en tu vida o aceptes que lo hagan los demás. Si es así, te alejas del amor de Jesús. ¿Qué prefieres: tener o no el amor de Jesús? [...] Tú eliges, tú tienes el "mando".

Jesús vino para librarnos de las esclavitudes (Lc 4,18). Jesús quiere sacarnos de la comodidad de la televisión, del atontamiento, de la inmovilidad de estar sentados delante de la tele, de la pasividad, del aislamiento. En su lugar seremos más activos, nos relacionaremos con los demás, dialogaremos, ... ¿Qué prefieres? [...] Tú eliges, tú tienes el mando, cambia el canal o apaga la televisión. Quizá deberías estar haciendo otra cosa mejor.

AdjuntoTamaño
2004_28_dinamica.doc36 KB