Skip to main content

18. Amaré al prójimo como a mí mismo (II)

Tu valoración Promedio (3 votos)

Objetivos

Jesús nos dio estos mandatos: "Amarás al prójimo como a ti mismo" (Mt 19,19), "amaos como yo os he amado" (Jn 13.34). Necesitamos descubrir cómo es nuestro amor por los demás y cómo debería ser, poner en marcha todo lo que esté a nuestro alcance para ir paso a paso mejorando el amor a los demás.

Reflexión

En el tema pasado dimos un paso: querernos a nosotros mismos. Hoy vamos a dar un paso más grande: querer a los demás. Es decir, que si yo no me doy patadas, tampoco tengo por qué dárselas a mi compañero de clase. O si no me miento, tampoco voy a mentir a mi hermano, o a mi madre. Hay un refrán que dice: "No desees para el otro lo que no quieras para ti". Por ejemplo: si a ti no te gusta que te rompan un balón o un libro, entonces trata bien el de los demás. La teoría puede que nos la sepamos muy bien, pero ¿lo ponemos en práctica? [...] En el tema pasado vimos que no somos perfectos, que tenemos algunos defectillos. Entonces cuando aprendemos a querer a los demás, los querremos también con sus defectos. Jesús nos dijo algo que tenemos que grabarlo en nuestro corazón: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Mt 22,39). Repetimos: "Yo, María Rosa -cada uno dice su nombre-, amaré al prójimo como a mí mismo." Y en la última cena de Jesús con sus discípulos, un poco antes de que lo crucificaran dijo: "Este es el mandamiento mío que os améis unos a otros como yo os he amado" (Jn 15,12). ¡Esto sí que es difícil, amar a los demás como Jesús nos ama! Jesús amó perdonando. ¿Perdonamos a los demás? [...] [poned ejemplos]. Jesús era paciente con la gente; no le entendían y tenía que explicar las cosas en forma de parábolas. "Por eso les hablo en parábolas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden." (Mt 13,13) ¿Somos pacientes con los demás? [...][poned ejemplos]. Jesús soportó insultos y la muerte en la cruz. "Será objeto de burlas, insultado y escupido; y después de azotarle le matarán" (Lc 18,32-33) ¿Sabemos amar soportando, o devolvemos mal por mal? ¿Sabemos amar aguantando a ese compañero que no me cae muy bien? [...][poned ejemplos] Jesús ayudaba a los que se le acercaban a Él, le decían: "¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros" (Lc 17,13). ¿Ayudamos a los demás o sólo cuando esperamos una recompensa a cambio? [...][poned ejemplos]. Jesús no se cansa de amar. ¿Y nosotros? [...][poned ejemplos]. Jesús ama a todos, a los ricos y a los pobres, a los sanos y a los enfermos. "(Jesús) Ha ido a hospedarse a casa de un hombre pecador." (Lc 19, 4-7) Ese hombre era Zaqueo, un rico de la época. En otro sitio está rodeado de gente que ni siquiera tienen para comer: "Siento compasión de la gente, porque hace ya tres días que permanecen conmigo y no tienen qué comer." (Mt 15,32). Y nosotros, ¿hacemos distinción entre amigos o no? [...][poned ejemplos]. ... Tenemos que aprender a amar a los demás fijándonos en el amor de Jesús y pidiéndole ayuda. Tenemos que aprender a descubrir en los demás todo lo bueno que hay. Vamos a hacer este ejercicio. Nos sentamos en círculo. Distribuimos un folio en blanco a uno del círculo y este escribe dos rasgos positivos del que está sentado a la derecha. Dobla el papel para que no se vea lo escrito y lo pasa al siguiente. Y así sucesivamente hasta que vuele al lugar donde comenzó. Se despliega el folio y aparecerán un montón de rasgos positivos. ¡Es lo que somos en conjunto! Así puede que nos resulte más fácil amar a los demás. ¿Pensáis que es bueno amarse los unos a los otros o que fue un capricho de Jesús dar este mandamiento? [...] ¿Te gusta que te quieran? [...] A todos nos gusta, pues todo irá mejor en nuestra familia, en el colegio, con los vecinos,... si nos amamos los unos a los otros. Haz la prueba y lo verás.

AdjuntoTamaño
2004_18_dinamica.doc30 KB