Skip to main content
Tu valoración Promedio (3 votos)

Objetivos

Hemos visto diversas formas de orar a Jesús y a Dios Padre; mediante oraciones aprendidas como el Padrenuestro, dando gracias (en el tema 12) y pidiendo perdón (en el tema 13) . En esta reflexión vamos a descubrir que Jesús quiere que pidamos por nuestras necesidades y él, que es Rey Todopoderoso, actuará.

Reflexión

Nosotros cuando hablamos con nuestros amigos, con nuestros padres y hermanos lo hacemos de distintas formas, según lo que queramos expresar: alegría, tristeza, dar gracias, pedir perdón… Todas estas formas de comunicarnos los unos con los otros son necesarias. También con Jesús empleamos distintas formar de comunicarnos, o sea, de orar. En los temas anteriores vimos cómo podíamos DAR GRACIAS a Jesús y cómo PEDIR PERDON. Hoy vamos a descubrir otra forma de hablar con Jesús, de contarle lo que nos preocupa... ¡A ver si la distinguimos! Imaginad que estamos en un partido de baloncesto. Uno del otro equipo pasa a tu lado y le pones la zancadilla. Se cae y se hace daño. ¿Qué harías?[...] ¿Qué dirías?[...]. PEDIRLE PERDÓN y ayudarle a levantarse. Esta forma ya la conocíamos. Llegas a casa después del colegio y encuentras encima de tu cama una mochila nueva (esa que habías visto y que tanto te gustaba). Hoy no es tu cumpleaños ni es Navidad, ¿qué harías?[...] ¿qué dirías? [...] DAR GRACIAS por el regalo que no habías pedido. Esta forma también la conocíamos. Vas a casa de un amigo después de haber estado patinando por el parque. Es verano y hace mucho calor. Tienes sed. ¿Qué dirías? [...] ¿Qué harías? [...] PEDIR un vaso de agua y dar las gracias. Te duele mucho una muela, tanto que lloras, no puedes comer,… ¿qué harías? PEDIR un calmante, llamar a mamá para que llame al médico. Sí, esta es una nueva forma de comunicarnos; pidiendo algo para nosotros, cosas que necesitamos. ¿Quién sabe poner otro ejemplo? [...] Jesús nos dice: "Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide recibe; el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá" (Mt 7,7-8). Creemos pues que podemos pedir a Jesús y él nos lo dará. Y continúa diciendo: "¿Hay acaso alguno de vosotros que al hijo que le pide pan le dé una piedra; o si le pide un pez, le dé una culebra? Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que se las pidan! (Mt 7,9-11). ¿Por qué cosas podemos pedir?[...] Jesús quiere que seamos felices , podemos pedir por: lo que nos preocupa (por ejemplo: tener un buen amigo) que nos duele (por ejemplo: que nos hayan insultado) nuestra salud (pero hay que cuidarse y hacer lo que nuestros padres y el médico nos digan) nuestros exámenes (pero antes hay que estudiar mucho). ... Lo primero es poner de nuestra parte todo lo que podamos y luego donde no lleguemos nosotros pedirle a Jesús que nos ayude. Además, Jesús pone una condición: "Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y lo conseguiréis" (Jn 15, 7) La condición es: permaneced en Jesús y eso significa cumplir sus mandamientos, obedecer su Palabra. No os preocupéis, que poco a poco iremos conociendo su Palabra. De momento podemos empezar a poner en práctica lo que hemos aprendido en estos temas como: obedecer, pedir perdón, dar gracias a Jesús, ... En cualquier momento del día podemos dirigirnos a Jesús para pedirle, aunque lo mejor sería hacerlo en un tiempo fijo cada día junto con nuestra oración de acción de gracias y perdón. Hay que pedirle con toda confianza, sin miedo y seguro que nos escucha. Él es alguien que nos quiere muchísimo y que está dispuesto a darnos lo que pedimos, siempre que esté dentro de sus planes.

AdjuntoTamaño
2004_14_dinamica.doc50 KB