Skip to main content
Tu valoración Promedio (10 votos)

Objetivos

Trasmitir a quiénes debemos de obedecer, y a Jesús como ejemplo de obediencia al Padre.

Reflexión

Poco a poco vamos conociendo más a Jesús. ¿Os acordáis de todo lo que hemos aprendido sobre él? [...] Jesús es nuestro mejor amigo que nos quiere, nos perdona, nos salva, nos da vida y como vimos en el tema pasado, nos enseña a orar a Dios, su Padre. ¿Qué más podemos decir sobre Jesús? [...] Algo que no nos gusta mucho. Os doy una pista. ¿Qué hacemos cuando nuestros padres nos mandan a la cama el sábado por la noche? [...] ¿Qué hacemos cuando nuestros profesores nos piden que guardemos silencio en clase? [...] Sólo hay dos respuestas posibles; hacemos caso o no hacemos caso, obedecemos o no obedecemos. Sólo una respuesta es la que Jesús quiere: obedecer. ¿A quién tenemos que obedecer? A Dios Padre en primer lugar. A nuestros padres. A nuestros profesores del colegio. A un policía que nos da una orden de seguridad vial. A... Vamos a poner un ejemplo de cuándo hemos obedecido a cada una de estas personas y cuándo no: SI: A Dios le obedezco si cumplo sus mandamientos. Por ejemplo si cumplo: No decir mentiras, amar a los demás (incluidos los que me caen mal), no creerme mejor que los demás, no tener envidia,... A mis padres cuando me mandan estudiar y estudio en lugar de ver la televisión. A mis profesores cuando me dicen que no lance las tizas de la pizarra y no lo hago. A... cuando... NO: A Dios no le obedezco cuando pego o insulto a alguien. A nuestros padres cuando me piden que me recoja el cuarto y lo tengo todo desordenado y sucio. A mis profesores cuando copio en un examen. A... cuando... Todas esas personas a las que tenemos que obedecer nos quieren mucho y lo que nos dicen que hagamos es por nuestro bien. Nos enseñan a ser mayores, a tener unos buenos modales y valores. Y así seremos más felices. Jesús antes que lo arrestaran los soldados romanos y lo entregaran para crucificarlo, se va a un monte a orar. Está muy triste, se siente muy solo y necesita de su Padre, Dios. Está muy triste porque sabe que lo van a condenar y lo van a matar y Él es inocente. Entonces ora a su Padre y le dice: QUE SE HAGA TU VOLUNTAD. Eso quiere decir que: si Dios quiere que muera por nosotros entonces Jesús acepta, hace su voluntad, Jesús obedece a su Padre. Nosotros siempre tenemos que fijarnos en Jesús y si Él obedeció; nosotros también. Además Jesús nos dice que si le amamos debemos cumplir sus mandamientos, obedecer sus mandamientos. ¿Vamos a intentar portarnos bien?[...] Y ¿obedecer a lo que nos digan? [...] Recordad que, cuando así lo hacemos, agradamos a Jesús y también nos beneficiamos a nosotros mismos. Ya lo veréis.

AdjuntoTamaño
2004_11_dinamica.doc29.5 KB