Skip to main content
Tu valoración Promedio (6 votos)

Objetivos

 Nosotros, hemos sido creados para la vida, tanto en nuestro cuerpo exterior, como en nuestro ser interior. Sin embargo, tenemos experiencia de que muchas veces sufrimos, caemos enfermos, y esta vida se ve afectada por alguna circunstancia. Pues bien, para los que no lo sabíais, hoy veremos cómo ¡Jesús cura y da vida!

Reflexión

¿Habéis pensado alguna vez que pasaría si dejáramos de respirar? [...] Vamos a hacer una prueba; tapémonos todos la nariz y cerremos la boca, ¡a ver quién aguanta más! [...] Unos hemos aguantado más, y otros menos, pero más tarde o más pronto hemos tenido que tomar aire. Sin aire, sin respirar ¿qué pasaría? [...] Nos quedaríamos ‘KO.’ Claro, es que el aire da vida al cuerpo, sin respirar no se puede vivir. Jesús es para nosotros como el aire, Él es el que nos da vida, Él sostiene cada día nuestra vida permitiendo que podamos respirar, jugar, ir al colegio, hablar,... Dice en su Palabra "JESÚS ES LA VIDA" (Juan 14, 6), ¿no es maravilloso?. ¿Habéis caído enfermos alguna vez? [...] Y ¡qué pachuchos estábamos!, ¿verdad?. No teníamos ganas de hacer nada, con la cara triste, con dolor de cabeza, o lo que es peor: ¡con fiebre!. A ver, ¿quién sabe poner cara de enfermo? [...] Vamos a hacer un pequeño concurso. Gana quién más cara de enfermo ponga [momento divertido para poner caras o hacer un mimo de enfermo]. Bueno, ¡atención todos los enfermos!. ¡Hoy traigo buenas noticias! JESÚS CURA NUESTRAS ENFERMEDADES. Y, ¿qué hace falta? [...] Nos lo dice la Palabra de Dios: "Entonces les tocó los ojos diciendo: ‘Hágase en vosotros según vuestra fe.’ Y se abrieron sus ojos". Mateo 9,29. Y en Mateo 15,28 "Entonces Jesús le respondió: ‘Mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas.’ Y desde aquel momento quedó curada su hija." . Otro ejemplo en Marcos 5,25-34: "una mujer que padecía flujo de sangre desde hacía doce años... habiendo oído lo que se decía de Jesús, se acercó por detrás entre la gente y tocó su manto ... Al instante Jesús, dándose cuenta de la fuerza que había salido de él, se volvió entre la gente y decía: ‘¿Quién me ha tocado los vestidos? ... Entonces, la mujer, viendo lo que le había sucedido, se acercó atemorizada y temblorosa, se postró ante él y le contó toda la verdad. Él le dijo: ‘Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz y queda curada de tu enfermedad.’" Entonces, ¿qué hace falta para que Jesús cure nuestras enfermedades? [...] Hace falta fe verdadera; creer de corazón que Jesús tiene poder para hacerlo. Eso no significa que no haya que ir al médico y hacer lo que él nos diga. Hay que poner en marcha las herramientas buenas que tenemos a nuestro alcance como los médicos, pero también hay que poner en marcha la FE, y si pedimos algo a Jesús con fe él nos lo concederá. Jesús curó a los enfermos de hace muchos años, pero también cura a los enfermos del 2003 y lo seguirá haciendo en el 2004 y... siempre. Jesús no sólo puede curar las enfermedades del cuerpo; TAMBIÉN PPUEDE CURA POR DENTRO. Cuando nos duele un mal recuerdo: Jesús puede hacer que no nos duela. Cuando nos sentimos solos: Jesús puede sanar el sentimiento de soledad. Cuando estamos tristes: Jesús puede darnos alegría. Cuando lloramos: Jesús puede darnos consuelo. Cuando nos han dicho algo que nos duele: Jesús puede darnos la paz y sanar las heridas de nuestro corazón. Cuando estamos desmotivados para hacer las cosas: Jesús puede sanarnos animándonos. Cuando nos sentimos fracasados: Jesús puede ser nuestra victoria. Cuando...

AdjuntoTamaño
2004_08_dinamica.doc24.5 KB