Skip to main content
Tu valoración Promedio (2 votos)

Objetivos

Descubrir el lugar que ocupa Dios en nuestro día de descanso. Aprender a aprovechar el día de descanso, el día del Señor.

Reflexión

¿Qué es una fiesta? [...] Podemos buscar su definición en el diccionario. Según el diccionario de la lengua española, fiesta es: "Día en que se celebra alguna solemnidad nacional, y en el que están cerradas las oficinas y otros establecimientos públicos." O "Reunión de gente para celebrar algún suceso, o simplemente para divertirse". ¿Dime un día que sea "fiesta" para ti? [...] Por ejemplo, el día de mi cumpleaños es un día de fiesta. Ese día u otro cercano, nos reunimos mis padres, mis hermanos y mi marido para celebrarlo. Es un día de alegría, de compartir, de comer algo especial,... Es bueno que haya en nuestra vida días de "fiesta", días en que nos reunimos la familia o los amigos para compartir algo importante, y paramos nuestros trabajos, colegio o actividades cotidianas.

Dios también paró un día, un día de "fiesta". ¿Cuál fue? [...] Fue el séptimo día, después de realizar la creación completa. Así Dios "cesó el día séptimo de toda la tarea que había hecho" (Gn 2,2). Dios descansó, celebró y disfrutó de toda la creación el día séptimo, que era el sábado. También nosotros disfrutamos de un día para el tiempo de descanso que nos permite la vida familiar, cultural, social y religiosa. Después de la Resurrección, los cristianos decidieron cambiar el sábado por el domingo para recordar que ese día había resucitado Jesucristo.

¿En qué utilizamos nuestro día de descanso? [...] ¿En pasar más tiempo delante de la televisión? ¿En jugar más rato con el ordenador? [...] ¿En hacer actividades en familia? [Poned ejemplos] ¿En visitar a los abuelos? [...] ¿En dedicar un tiempo para leer la Palabra de Dios o asistir a la celebración dominical? [...] Dios nos regala un día para el descanso, pero nos dice que sea "santo": "guardarás el sábado para santificarlo" (Dt 5,12). "El día séptimo será día de descanso completo, consagrado al Señor" (Ex 31,15). Que sea un día santo, significa que sepamos aprovecharlo para gloria de Dios. En realidad todo cuanto hagamos tiene que ser para gloria de Dios: "ya comáis, ya bebáis o hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para gloria de Dios" (1 Co 10,31), incluido el día de descanso, el día de fiesta, el día del Señor. Descansar no significa "no hacer nada": "Hazle trabajar para que no esté ocioso, que la ociosidad enseña muchos vicios." (Si 33,28). No hacer nada lleva a la pereza, al aburrimiento, a la tristeza y a no crecer ni madurar como personas. ¿No has experimentado que te sientes mejor cuando has aprovechado un domingo a que cuando lo has perdido no haciendo "nada"? Descansar es emplear el tiempo en algo diferente a la jornada normal de un día de escuela. Descansar para el Señor es aprovechar el tiempo para obras buenas, para servicios de caridad a los enfermos, débiles y ancianos. Es dedicar tiempo a la familia, a la cultura, a la naturaleza, al deporte y sobre todo al Señor.

Puede ser que nos afanemos por hacer muchas cosas el domingo y nos olvidemos de la más importante: dar culto a nuestro Dios, a nuestro Creador, al que nos da el tiempo y el trabajo, al que ha enviado a su propio hijo Jesucristo para nuestra salvación. Dios está deseando que nos paremos a estar con Él, lejos del ajetreo de cada día de colegio, de actividades escolares, de exámenes,... Dios quiere que nos paremos a estar con Él, a escuchar su Palabra, a coger fuerzas para otra semana más de escuela. Aprovechemos el domingo, el día del Señor. Ese día tenemos la oportunidad de orar en la iglesia, donde nos reunimos con todos los cristianos, donde el clamor de todos se eleva a Dios para pedir perdón, para alabar, para interceder, para dar gracias,.... Es un día de gozo y de fiesta y Dios nos pide que lo "santifiquemos".

AdjuntoTamaño
2008_9_dinamica.doc419.5 KB