Skip to main content
Tu valoración Promedio (1 vote)

Objetivos

Descubrir la importancia de la familia. Reconocer los deberes que los padres tienen con nosotros, sus hijos.

Reflexión

¿Recuerdas cuando tenías un año? [...] Es imposible que te acuerdes. Pero tus padres seguro que se acuerdan muy bien del día que comenzaste a dar tus primeros pasos y a pronunciar tus primeras palabras. ¿Cuáles serían tus primeras palabras? [...] ¡Papá!, ¡mamá!,.... Papá y mamá eran seres indispensables para ti. Si tenías hambre, mamá o papá te daban de comer, si tenías frío te abrigaban, si estabas enfermo te llevaban al médico,... Tal vez un fin de semana tus padres te dejaron con los abuelos o los tíos o unos amigos y tú echabas de menos a tus papás. Tus padres te enseñaron las primeras palabras, te hablaron de Jesucristo, rezaron contigo antes de ir a dormir, te compraron juguetes y libros, te enseñaron a hacer la cama, a atarte los cordones de las zapatillas, a lavarte la cabeza,.... Al ir creciendo, tus padres se preocupan por tus estudios y te ayudan con los deberes, se preocupan por tus amistades, por situaciones peligrosas en las que podrías caer, por tu fe... Al crecer, descubres que tus padres no son perfectos y que tal vez te gustaría que fueran de otra manera. También ellos ven a un hijo que les da a veces más tristezas que alegrías. Pero...

El secreto está en el amor mutuo, en saberse aceptar los unos a los otros con sus cualidades y defectos, pero esforzándonos todos en amarnos. Y aquí van varias definiciones del amor: "Mirad que nadie devuelva a otro mal por mal, antes bien procurando el bien mutuo y el de todos" (1 Ts 5,15). Procurad el bien de todos, de papá, de mamá y de mis hermanos… ¿difícil? [...] "Soportándoos unos a otros y perdonándoos mutuamente, si alguno tiene queja contra otro. Como el Señor os perdonó..." (Col 3,12). Perdonarnos unos a otros…. ¿difícil? [...] Con "humildad, dulzura y paciencia" (Ef 4,2). Humildad, dulzura y paciencia. Sí que es difícil, por eso debemos acudir a buscar el amor a la única fuente: Dios. Él no pide nada imposible, Él te dará el amor que necesitas para vivir en familia. Tu familia es un regalo, un don de Dios, una pieza de gran valor: cuídala.

El cuarto mandamiento habla de la familia, de cómo deben ser las relaciones de los padres y los hijos. La familia es muy importante para Dios. Los pájaros ponen los huevos y las mamás los incuban hasta que nacen, les dan el alimento, los empujan a volar por ellos mismos y los protegen de otros animales con su propia vida. Los pajaritos no sobrevivirían sin su nido y sus papás. Los hombres también necesitamos la familia. La familia es el mejor refugio y la mejor escuela. Cuando Dios pensó en enviar a su hijo Jesús a la tierra, lo puso en una familia. Jesús estuvo hasta los 30 años con su padre en la tierra José y su madre María. Jesús tenía una familia. ¿Cómo sería su familia? [...] Seguro que María y José amaron, cuidaron y educaron muy bien a Jesús. Y, ¿crees que Jesús sería un buen hijo? [...] "Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres" (Lc 2,52).

El cuarto mandamiento habla del deber de los padres con los hijos y de los hijos con los padres. Hoy vamos a hablar del deber de los padres con los hijos y en el próximo tema hablaremos de los deberes de los hijos con los padres.

Los padres deben educar a sus hijos en las virtudes y la fe, deben enseñarles a ser pacientes y tener dominio de sí mismos, a ser responsables, a buscar la verdad y la justicia, a entrenar su voluntad,... Tus padres no siempre te concederán todos tus caprichos, sino que te corregirán en la forma de hablar, te ayudarán a tomar decisiones y a que aceptes las consecuencias de lo que has elegido,...

Tus padres deben proporcionarte la formación necesaria, formación intelectual, social y religiosa; y será tu deber aprovechar y esforzarte en esa formación. "Padres, no exasperéis a vuestros hijos, sino formadlos más bien mediante la instrucción y la exhortación según el Señor" (Ef 6,34).

Tus padres te corregirán y a veces deberán castigarte para que te esfuerces la próxima vez y mejores cada día. "Quien ama (al hijo) se apresura a corregirlo" (Pr 13,24). Los padres te corrigen porque te quieren y quieren lo mejor para ti. "El hijo sabio acepta la corrección paterna" (Pr 13,1). "El que educa a su hijo, tendrá muchas satisfacciones, y entre sus conocidos se sentirá orgulloso de él" (Pr 30,2).

AdjuntoTamaño
2008_10_dinamica.doc287.5 KB